2 diciembre, 2022

8M – Propuestas de las mujeres de la Justicia tras Jornada de Reflexión 


El grupo de funcionarias y empleadas judiciales que participó en Roca de la Jornada de Reflexión, en el marco del Paro Internacional de Mujeres por el 8M, ideó varias propuestas orientadas a fortalecer la perspectiva de género en el accionar cotidiano dentro del Poder Judicial y en el servicio de Justicia que se presta a la ciudadanía.

Las propuestas serán elevadas al Superior Tribunal de Justicia a través de la Escuela de Capacitación Judicial y la Oficina de Género y seguirán puliéndose en futuros encuentros, el próximo de los cuales fue proyectado para el mes de mayo.

La convocatoria fue de la Red de Mujeres Integrantes del Poder Judicial e integrantes de la Red de Mujeres para la Justicia. Participaron alrededor de 20 representantes de varios fueros, organismos auxiliares y estructuras administrativas de Roca y también de Cipolletti, en consonancia con el acompañamiento que brindó el STJ a las actividades relativas a esta jornada de lucha.

El intercambio de experiencias y propuestas fue constante durante las dos horas que duró la actividad en el salón Auditorio de la Ciudad Judicial. Entre las ideas que se propondrán surgió la de profundizar las pautas de evaluación sobre perspectiva de género en los concursos de ingreso y/o ascenso de agentes, funcionarios y magistrados. También la de mantener a las integrantes de la red activas para la denuncia o visibilización de situaciones de disparidad de género que cada una presencie en sus ámbitos de trabajo.

Las principales coincidencias apuntaron a la necesidad de profundizar el plan de capacitaciones específico y efectivo para los agentes judiciales, reconociendo la importancia de la reciente acordada del Superior Tribunal rionegrino que convierte en obligatorias “las capacitaciones que dispongan la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Oficina de Género del Poder Judicial en perspectiva de género y derechos humanos”, a tono con la sanción de la Ley Nacional N° 27.499, denominada “Ley Micaela”.

Entre otras ideas, además, se mencionó la importancia de mantener fluida comunicación entre los distintos fueros (por ejemplo el de Familia, el Penal y el Civil), en lo posible sistematizada y reglamentada, pues es muy habitual que los casos de violencia de género y familiar que ingresan por algún organismo judicial tengan antecedentes en expedientes de otro fuero o deriven en procesos correspondientes a otros juzgados.

Otros posteos del Autor