3 diciembre, 2022

“A las carreras”

Por Marcial Biageti

Se cerró el periplo judicial de la habilitación de Alberto Weretilneck como candidato a Gobernador por un tercer mandato. La Corte Suprema falló en un pronunciamiento que deja mucha tela para cortar, con un entramado de aceleradas gestiones y definiciones que tendrá· tantas consecuencias como operadores actuaron en una semana febril e intensa.

Una primera conclusión, que llama la atención, es que no se trataba de un tema de blanco o negro, que tuvo una paridad de opiniones por cada interpretación. Una quincena de magistrados judiciales lo estudiaron, se pronunciaron y estamparon su firma en documentos que ahora quedan en la crónica y supervivirán para la historia.

Siete magistrados rechazaron la habilitación: Ignazi, Fillipuzzi, Gallinger (Tribunal Electoral), Monti (Procuración), Maqueda, Rosatti, Lorenzetti (Corte Suprema). Otros siete lo hicieron a favor: Zaratiegui, Mansilla, Piccinini, Baroto (Superior Tribunal), Crespo (Procuración) Rosenkratz y Higthon (Corte Suprema). Esto dos ˙últimos fueron contundentes: «fue electo una sola vez como gobernador» y es posible su habilitación como lo dice el Superior Tribunal de la Provincia».

Quienes se pronunciaron por la inhabilitación refirieron la claridad y contundencia del artículo 175 de la Constitución que impide repetir por dos mandatos a cualquiera de los dos términos de la fórmula.
Juntos Somos Río Negro interpreta que su parte fue cumplida: lograr la habilitación en Río Negro y conseguir legitimidad política y social que lo tiene al Frente en las encuestas. Entonces las miradas se enfocan sobre el «tramo nacional» del procedimiento, es decir sobre la Casa Rosada y el senador Miguel Pichetto.

El macrismo con Cambiemos dejó su huella en la presentación del recurso extraordinario federal que abre la puerta al tratamiento de la cuestión de fondo en tiempo y forma.

El amparo del Frente para la Victoria carecía de peso y aptitud legal, era rebatible. Y el senador Pichetto se encuentra con el voto adverso de los dos Ministros a los que llega con más asiduidad y fluidez: Lorenzetti y Maqueda.
Weretilneck y los suyos golpeados por el fallo reaccionaron con reflejos rápidos y en veinticuatro horas recompusieron la fórmula y direccionaron el discurso a partir de este acontecimiento que saca a la figura central del Gobernador de la candidatura, pero no de su protagonismo excluyente.

Los intereses cruzados que despierta una situación como esta fueron neutralizados con la proclamación de Arabela Carreras y Alejandro Palmieri. Un natural foco de rechazo a esta salida surgió por parte de Pedro Pesatti que reclamó la candidatura a Gobernador, pero Weretilneck hizo prevalecer la condición de barilochense de Carreras con el plus de ser mujer en un momento de especial inserción de la cuestión de género en la agenda política. Ese criterio territorial se reforzó con Palmieri para hacer foco en el bastión de Soria: General Roca.
Las dudas e interrogantes sólo se clarificarán el domingo 7 de abril. Allí se sabrá ·si la nueva fórmula retendrá· los apoyos que sustentaba Weretilneck, que no hace mucho seis meses atrás, era superada con holgura por Martín Soria y hasta el día del fallo registraba un vuelco favorable al gobierno.

Lo cierto es que hay otra campaña, con un giro impensado para unos y previsto para otros. Esta será de dos semanas, la otra fue de dos meses, pero en Tribunales. En las dos etapas el gobierno con epicentro en Weretilneck registra una campaña permanente y en soledad, porque la oposición no logró salir del cepo judicial y todo indica que ya no lograrán hacerlo por una cuestión física y temporal. Un gobierno victimizado por la proscripción, trabajando con un perfil rionegrino frente a una propuesta confrontativa, nacionalizada, y con escaso conocimiento de la problemática provincial.
Para el Frente para la Victoria es el escenario más deseado, el que esperaba y por el que trabajó. Pero no se exterioriza como tal porque el proceso electoral también le provoca la erosión de desnudar sus limitaciones, la falta de cohesión y dispersión que provocaron la confección de las listas. Basta decir que sus candidatos en Bariloche, Cipolletti y Viedma están más cerca de disfrutar de sus futuros cargos ya asegurados que militar por el triunfo.
Mientras la mayoría de los dirigentes tradicionales han quedado excluidos y ofendidos. Quedó encerrado en un discurso que coloca a Weretilneck como violador de las leyes y socio del macrismo, mientras el Gobernador contesta desde la inauguración de una obra con vecinos, presidentes de clubes o pastores evangélicos.
Muchas veces resulta más que contradictoria la retórica del Gobernador quien exclama que «no se trata del proyecto de una persona sino de todos los rionegrinos” y tras cartón aclara «porque Alberto puede no estar» en un enfoque entre narcisista y maradoniano. O cuando ante la pregunta de por qué se postuló a un tercer mandato conflictivo afirma que se limitó «a seguir el consejo de los abogados», adoptando el Modo Alcalde de Santander que tan bien le sienta.

Para refirmar su convicción no se cansó de repetir que no había Plan B, lo cual es cierto a pesar de lo que se observa, porque como ya hemos dicho en esta columna el plan A (sin Plan) es que Río Negro no caiga en manos del kirchmerismo o del FPV de Martín Soria.
Los acontecimientos terminaron consolidando al gobierno con un margen de maniobra que le permite pelear la elección con chances, hoy con el interrogante de como reaccionarán los actores, candidatos y votantes ante el nuevo escenario.
La Historia sigue tentada: ya dejó de lado la inédita posibilidad que Río Negro tuviera por primera vez un Gobernador con tres mandatos sucesivos, pero ahora se abre la posibilidad que por primera vez gobierne una mujer. Arabela Carreras ascendió en la carrera hacia la cumbre previo paso por el peronismo de Carlos Soria, al igual que Alberto Weretilneck. Carreras se afilió, Weretilneck alcanzó a prometerlo.
Arabela Carreras llega a la política de su ciudad en el Partido SUR que llevó a Alberto Icare a la Intendencia de Bariloche, integró su Secretaría Privada, fue concejal, fue Constituyente Municipal presidiendo la Convención, fue legisladora provincial del FPV y desde allí se incorpora a Juntos Somos Rio Negro. Actual Ministro de Turismo, Deportes y Cultura está· impulsando el Polo Tecnológico Industrial de Bariloche. Exhibe carácter y frontalidad, así se expresó en su primera reunión ante un grupo de empresarios locales: quiero que sepan que de turismo se muy poco, de deportes nada, algo se de cultura porque soy licenciada en Letras, pero si les puedo asegurar (levantando un tanto la voz) que se mandar.
Hoy encabeza una de las fórmulas con posibilidades de gobernar, casi un imposible una semana atrás. Una circunstancia política extraordinaria que remite a la que Río Negro vivió unos ocho años atrás en el primer día del año 2012. (www.marcialbiageti.com.ar)

Otros posteos del Autor