mar. Mar 31st, 2020

Acuerdo nacional en México a favor de una economía circular

Para el año 2030, el 100% de los envases tendrán que ser reutilizables o reciclables, se deberá recuperar el 45% de todos los plásticos y el contenido de material reciclado de los envases será al menos de un 30%.

El pasado mes de diciembre, 60 empresas mexicanas, junto con asociaciones y cámaras empresariales del país, firmaron en el Senado el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México. Este acuerdo ha sido impulsado por la fundación Ellen McArthur y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), con el objetivo de impulsar una correcta gestión de los residuos a través de un modelo de economía circular.

Cada uno de los firmantes se ha comprometido a establecer objetivos claros y ambiciosos para 2030, trabajando en conjunto para eliminar los plásticos de un solo uso innecesarios, mediante la innovación y rediseño, convirtiéndolos en plásticos reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables. Dichos acuerdos serán registrados ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) del Gobierno mexicano, para su seguimiento y cumplimiento.

Al acuerdo se han sumado importantes empresas como Coca-Cola, PepsiCo, Danone o Nestlé, siendo este un claro ejemplo sobre la importancia de sumar esfuerzos.

“Podemos asegurarles que este Acuerdo no es el camino final legislativo sobre el plástico. Hay mucho que trabajar todavía y, por ello, reconocemos nuestra responsabilidad y no renunciamos esta tarea”, explicó el Senador Jorge Carlos Ramírez Marín. “Lo que estamos haciendo hoy no es el límite, al contrario, es el material de base. A partir de nuestra Comisión y la alianza entre gobierno, industria e instituciones clave, vamos a poder evitar, juntos, la contaminación de nuestros ríos, mares, lagos, carreteras, a partir del mal uso del plástico”, añadió.

El acuerdo nacional impulsa una visión más amplia de la “regla de las 3 R” (reducir, reutilizar y reciclar), adoptando dos nuevas acciones; rediseñar los productos y repensar tanto la fabricación como al consumo de estos. Asimismo, busca que se reconozca una responsabilidad compartida entre el gobierno, empresas y sociedad.

Compromiso colectivo

Como parte de su implementación se promoverán políticas y programas a través de autoridades educativas, servicios efectivos del gobierno para la gestión de los residuos y el desarrollo de infraestructuras para su tratamiento y valorización; que las empresas se comprometan a disminuir el impacto ambiental de sus procesos y productos a través de la reincorporación de los residuos plásticos en su cadena productiva, además de que la sociedad se involucre por medio de una correcta separación y disposición de los residuos.

Dentro del acuerdo se establecieron tres ambiciosas metas para 2030: que los empaques y envases sean reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables al 100%; que se recupere el 80% del PET y el 45% en promedio de todos los plásticos, y que el contenido de material reciclado de los envases sea del 30%.

Asimismo, se impulsará la creación de planes de gestión por tipo de material, los cuales serán obligatorios y deberán de ser registrados ante la autoridad competente; de igual forma el avance en el cumplimiento de los compromisos se reportará anualmente.

Según Joan Prats, vicepresidente de asuntos corporativos de Coca-Cola México, “el país ya es un caso de éxito en materia de reciclaje. Hemos conseguido la recuperación del 56% del PET y aunque falta mucho por hacer, vemos grandes iniciativas como este acuerdo a través del cual podemos seguir fomentando un correcto manejo y disposición de los residuos, además de una cultura de reciclaje. El objetivo no solo está en el PET, estos avances se deben de replicar hacia el resto de los materiales para su correcta valorización y procesamiento posconsumo en favor de un desarrollo sostenible”.

Fuente: residuosprofesional.com

F

Te pueden interesar