1 marzo, 2021

Alberto en México: seducción a empresarios y cumbre con Slim

Inquietud de empresarios por inflación, carga impositiva y límite a importaciones. Encuentro con Slim (Amércia Móvil), el magnate más rico de América Latina. Por Ezequiel Rudman

Encuentro con los principales empresarios de México con inversiones en Argentina e impulso a la vacuna en el laboratorio Liomont. Alberto Fernández se enfocó en presentar un escenario optimista para los hombres de negocios mexicanos en su primer día en tierra azteca. Este martes se verá a solas con empresario más poderoso de América Latina, Carlos Slim, titular del grupo América Móvil.

México fue el primer país que Alberto visitó como Presidente electo en noviembre de 2019, antes de asumir el cargo. El país de América del Norte tiene una importancia clave para la Casa Rosada no sólo por el eje que el gobierno nacional impulsa junto a Andrés Manuel López Obrador, en el Grupo de Puebla, para balancear el peso político de Jair Bolsonaro en la región, sino también como socio comercial. Tras ganar la elección presidencial en octubre de 2019, Alberto se reunió con Slim, el octavo hombre más rico del mundo. Se encontraron a solas. El Presidente considera que el magnate mexicano dueño también de un poderoso holding de comunicaciones es un jugador real de ese mercado y que es uno de los pocos que efectivamente invirtió en el país en momentos complicados potenciando la competencia en un sector concentrado.

En la reunión con empresarios en el Hotel Intercontinental Presidente México City, el Grupo América Móvil envió a Carlos Jarque, Director Ejecutivo. De vasta experiencia en el sector privado, pero también en sector público a partir de su paso por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) entre 1988 y 1999, cuando gobernaba el PRI en México. Se encargaba de elaborar los índices de precios y publicó el libro “El combate a la inflación: el éxito de la fórmula mexicana”. En el encuentro, el Presidente hizo un repaso de la situación macroeconómica de la Argentina y destacó el crecimiento de la actividad en el último trimestre de 2020. Luego los empresarios animaron una rueda de preguntas. Dos fueron las principales inquietudes de los hombres de negocios: el índice de inflación que en enero trepó al 4% mensual y la carga impositiva que soportan las empresas extranjeras en el país.

El empresariado mexicano con inversiones en Argentina estuvo representado por el grupo Alfa, Armando Garza Sada (Automotriz, Petroquímica, Alimentos); por el grupo Kaluz, Antonio del Valle Perochena (Petroquímica); por Alsea, Armando Torrado Martínez (Desarrolladores de restaurantes); por Coppel, David Coppel Calvo (Departamental); por Mabe, José Luis Berrondo Ávalos (producción y comercialización de electrodomésticos); por Rotoplas, Carlos Rojas Aboumrad (Industria de transporte y almacenamiento de agua). Asistieron también en representación de Arca Continental, Arturo Gutiérrez (Alimentos, Embotelladora); de Ternium, Máximo Vedoya (Siderurgia); de Bimbo, Rafael Pamías (Alimentos); de Coca-Cola Femsa, John Santa María (Embotelladora); de Cinépolis, Miguel Mier (entretenimiento), y de América Móvil, Jarque (telecomunicaciones). El Presidente asistió acompañado por los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; y de Economía, Martín Guzmán; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello; de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; el diputado nacional Carlos Selva y el asesor presidencial Ricardo Forster.

Además de la inflación, los ejecutivos plantearon cuestiones fiscales y la traba a las importaciones. Y mencionaron como un obstáculo la existencia de “impuestos superpuestos”. Se habló de Ingresos Brutos como un impuesto distorsivo pero Guzmán se ocupó de aclarar que está “a cargo de las provincias”. El Ministro de Economía se comprometió a que insumos y bienes de capital que no interfieran en la cadena productiva ni en la formación de precios, logren habilitación para ser importados

Tras ese encuentro, la comitiva argentina se dirigió al restaurante del hotel para almorzar. El Presidente y los funcionarios nacionales almorzaron carpaccio y pastas. Una comida liviana alejada de los picantes y la grasa de los tacos al pastor o la cochinita pibil. En la sobremesa, el Presidente y sus Ministros se complotaron futbolísticamente contra Tomada y Cecilia Todesca, únicos simpatizantes de Boca Jrs. en la mesa. Más tarde, Alberto visitó el laboratorio «Liomont», en la alcaldía de Cuajimalpa de Morelos, donde se completa el proceso de fabricación y envasado de la vacuna para combatir el COVID-19 que desarrollaron la Universidad de Oxford y la empresa AstraZeneca , cuya producción destinada a América Latina se realiza en el laboratorio argentino mAbxience. En esa actividad iba a participar Andrés Manuel López Obrador quien se bajó por cuestiones de agenda. El Presidente mexicano rozó el vacunagate que derivó en el pedido de renuncia a Ginés González García al advertir, en su conferencia de prensa matinal, que en México no hay vacunas de “privilegio como ocurre en otros países”. (ambito)