20 enero, 2021

Apertura del paralelo 42° para el turismo “sería recién a partir del 15 de diciembre”

Tras cumplirse una semana y media de la prueba piloto para el turismo intracomarcal en el noroeste del Chubut, el dirigente empresarial Miguel Sosa evaluó ayer que “gratamente no hemos sufrido ninguna situación en contrario.

Según palabras del propio director del hospital, la zona se mantiene sin circulación viral. Es un aspecto positivo para todo el Corredor de los Andes, incluyendo a El Bolsón y El Manso del lado rionegrino”, valoró.

Acerca del movimiento de viajeros con fines recreativos por la región, precisó que “no se notó demasiado en los primeros días, aunque luego hubo estadísticas interesantes –más allá de que prácticamente no hubo pernoctes-, con mucha circulación diaria entre las localidades habilitadas”.

“De acuerdo al plan que emitió el Ministerio de Salud, en forma automática pasaríamos a segunda fase a partir de la semana que viene. Estamos esperando que se confirme, aun cuando todavía haya dudas por los altos índices de contagios en Comodoro Rivadavia o Trelew, que seguramente quedarán excluidos en lo inmediato”, puntualizó.

Ya en esta segunda etapa, “habrá una nueva evaluación el 19 de diciembre, para sumarnos al resto de las provincias y quedar habilitados para recibir a turistas de todo el país. Chubut ya ha manifestado esa decisión en el ámbito del Consejo Federal de Turismo y tendrá temporada de verano”, recalcó.

No obstante, subrayó que “la frontera caliente” del Paralelo 42° (límite con El Bolsón), “no se abrirá antes del 15 de diciembre y siempre sujeta a la evolución de la curva de contagios”.

Grises

En respuesta a “los grises” que aún persisten en las decisiones gubernamentales y “confunden a las cámaras empresariales y prestadores de servicios” -principalmente por el pronunciamiento de los directores de los hospitales cordilleranos-, Sosa opinó que “puede ser interpretado también como una interna del Ministerio de Salud, que es la máxima autoridad de aplicación durante la pandemia”.

A su criterio, “la información no debiera ser confusa, ya que el propio gobernador y sus ministros anunciaron un plan de actividades y la apertura turística estival. En función de los resultados, lo lógico sería ratificar su continuidad”.

Sin embargo, “apareció un médico de Esquel, sin responsabilidad de cargo o jerarquía, manifestando que el Área Programática no estaba informada del programa en marcha, pero no vamos a dar relevancia a sus dichos”, anticipó.

En referencia al desarrollo de los acontecimientos, Miguel Sosa reconoció que “aunque la infraestructura sanitaria de la cordillera no ayuda, el sector empresarial tiene en claro que está paralizado desde hace nueve meses por decisión de los gobiernos nacional y provincial, con el argumento de que la actividad turística se cerraba para evitar contagios de coronavirus”.

“Está a la vista –remarcó-, que las políticas aplicadas fallaron rotundamente, no es responsabilidad del turismo de que la pandemia haya llegado a todos los rincones del país y que las autoridades no han podido sostener su fundamentación. Si bien acompañamos las medidas por una cuestión de prudencia, ya es tiempo de evitar el aniquilamiento total de una industria que hoy está en punto de agonía. El mayor problema es que los funcionarios tienen tiempos muy distintos al sector privado y su consecuencia es la incertidumbre generalizada”, insistió.

Con todo, confirmó que “el nivel de reservas de alojamiento registrado en la Comarca Andina está en pleno crecimiento y seguramente aumentará cuando el panorama quede definido”.

Desprolijo

Luego de una reunión en el seno del Comité de Emergencias de Lago Puelo, Sosa calificó que “la decisión del Parque Nacional Lago Puelo de no permitir el ingreso de vecinos a excepción de la propia localidad y de El Hoyo, es parte de la misma desprolijidad y el desorden reinante. Esta falta de previsibilidad demuestra que no hay conducción nacional idónea”, castigó.

“Tampoco está claro si todos los viajeros que se desplazarán por el país a partir de diciembre deben portar un seguro obligatorio contra el Covid-19. Todavía sigue en debate y el Ministerio de Turismo de la Nación, que conduce Matías Lammens, no ha manifestado de forma pública cuáles serán los requerimientos. Al final, queda al libre albedrío de algunos destinos que tienen su propio criterio”, concluyó el vicepresidente de la filial Chubut de la Cámara Argentina de Turismo. (Jornada)