18 octubre, 2021

Avanza la zafra lanera y un buen promedio se estima en alcanzar 5 millones de kilos de lana

El coordinador técnico del PROLANA en Río Negro, Juan Bustamante, estimó “si la zafra lanera va bien, la temporada finaliza en febrero del 2022,  el promedio estará en 5 millones de kilos de lana”. Recordó que “la vez que legamos 6 millones de kilos fue en el 2011 pero luego la naturaleza se encargó de decirnos que no daba la región para esa cantidad, ya que tuvimos primero las cenizas del volcán y luego una larga sequía”.

“Es evidente que no se puede permitir el sobrepastoreo, en eso tenemos que trabajar mucho con los productores, desde el PROLANA estamos aspirando a ver si podemos avanzar en un estándar de lana responsable que es la lana certificada rws que implica cuidar el medio ambiente, el mallín, todos nuestros recursos naturales, a la vez de garantizar el cuidado animal y el resguardo de nuestros operarios”, explicitó.

Recordó que probablemente en los ‘70 Río Negro llegó a producir hasta 12 millones de kilos de lana, pero eso se pagó con el retroceso de la pastura natural y su impacto en el clima, mencionando que hoy “nos está azotando una sequía sobre todo en el centro de la provincia, con lo cual nuestras lanas, las preparto, las ovejas esquiladas hasta octubre, van a tener buen precio internacional, la post parto tendrán una caída en el precio por el stress de la menor alimentación, lo que  impactará en una lana más débil”.

Sobre el precio, dijo que “está rondando los 5 dólares el kilo pero depende del rinde y la finura

Destacó en diálogo con APP que “el programa PROLANA es estatal, ya lleva 27 años, y marca como su continuidad en el tiempo, garantizada por todos los gobiernos, permite resultados, ya que es una gran herramienta para el productor”.

Dijo que “estamos esperando con mucho anhelo” que apruebe Diputados de la Nación la prórroga de la ley por otros diez años, que incrementa el presupuesto de 80 a 850 millones. Hay que recordar  no se realizó la última sesión de la Cámara Baja convocada por el oficialismo, porque no dio quórum la primera minoría de Juntos por el Cambio (JxC), alegando falta de consenso en el temario, lo que impidió su tratamiento. No obstante, el ministro de Agricultura Nacional,  Julián Domínguez, ratificó el acompañamiento  y que en la próxima sesión se va a incluir en el temario.

Bustamante destacó que “por cada dólar que el estado pone a la producción, se le devuelve cuatro, con lo cual como programa y como ley el PROLANA es muy bueno”.

Sobre la zafra lanera, hay que recordar que inicia cada año el primer fin de semana de agosto en el Valle Medio, zona donde el clima no es tan hostil en esta época y a mediados de mes las comparsas se instalarán al este rionegrino, en tanto que a medida que transcurran los meses se irán trasladando hacia la zona cordillerana para terminar la zafra durante enero o febrero.

Se estima que más de 1,5 millones de ovejas serán esquiladas este año, previéndose como un buen resultado por lo menos 5 millones de kilos de lana.

Informó que “desde hace años la esquila es la suelta, ya no queda la tradicional con la oveja atada, y hoy pasamos de la esquila tally hi a otra denominada nuevo patrón o new pattern que tiene menos cantidad de cortes, con lo cual se cuida la salud del esquilador, está menos tiempo en la posición en que se esquila al animal suelto”. “Nosotros aspiramos a calidad de la lana, por eso en las competencias de equiladores valoramos menos recortes, que no queden cortes mal hechos, una empresa de esquila con una mesa de acondicionamiento que adhiere a nuestro programa no puede hacer más de mil ovejas por día, porque si lo dejás hacer más  al esquilador le va a convenir pero al productor le va a impactar menos en el precio”, explicitó.

Destacó Bustamante el desarrollo de las cooperativas, agrupando a los pequeños productores con menos de 500 ovejas, que a través de centros de acopio permite comercializar mejor la lana.

Al consultársele sobre qué tipo de oveja sigue predominando, expresó a APP que “siempre hablamos de Merino, para el mercado internacional es lo más demandado, el resto lo toman como cruza, sobre todo por su finura, el largo de la mecha, su resistencia y color”.

Bustamente informó que actualmente están terminando el último curso de la zafra en Maquinchao, “donde formamos esquiladores y acondicionadores; ambos tienen que hacer un buen trabajo para que sa lana de ese productor obtenga un buen resultado económico cuando llega a la venta”. (APP)