19 julio, 2024

Cambios en el fuero laboral: ayer se concretó audiencia y Cámara de Bariloche prevé resolver un juicio en tres meses

La digitalización de los expedientes, la reforma de la ley de procedimientos y el nuevo modelo de organización ya empiezan a repercutir en los tiempos de resolución del fuero Laboral. 

Un ejemplo íntegramente con el nuevo sistema puede verificarse en un proceso que lleva adelante un grupo de docentes particulares contra una obra social, que tramita la Cámara Primera del Trabajo de Bariloche. El expediente se inició el 30 de agosto último. Esta semana ya se concretó la audiencia de conciliación y se fijaron los hechos controvertidos y se proveyó la prueba. 

La próxima audiencia, que es la de vista de causa, se agendó para el 17 de noviembre. Con posterioridad, el tribunal dictará sentencia. En conclusión, un conflicto que se judicializó a fines de agosto terminará con una sentencia antes de que concluya el 2023.

La celeridad se explica en el nuevo esquema de organización que implementó el Superior Tribunal de Justicia (STJ) a través del modelo de Oficinas Judiciales. En ese paradigma, las tareas administrativas y los despachos primarios quedan a cargo de las personas que trabajan en el fuero Laboral, y las audiencias y sentencias son responsabilidad de los jueces y juezas.

Pero además, la digitalización de los expedientes y el desarrollo de un programa de gestión propio, como es el Puma, le imprime celeridad y economía en materia de costos y distancias. Profesionales del derecho pueden presentar escritos desde sus propios estudios y seguir el movimiento de expedientes desde una aplicación para celular, sin necesidad de trasladarse hasta los tribunales.

A ello se le suma la reforma de la ley de procedimientos laborales. La 1.504, vigente desde 1981, tuvo su actualización en marzo con cambios trascendentales que la hacen única en el país. Entre las modificaciones de mayor importancia se destaca la agilización y simplificación de los procedimientos; se reduce la institución de la ampliación de los plazos en razón de la distancia; la digitalización y despapelización total del expediente, la eliminación del domicilio físico constituido y de cédulas. También se produjo una consagración legislativa del expediente digital íntegramente electrónico que se administra por la plataforma Puma. El domicilio electrónico ahora está en el propio sistema.

La ley permite litigar en forma remota, incorpora las audiencias virtuales, presenciales y mixtas y algunos capítulos especiales en materia de violencia y acoso laboral, la acción especial ejecutiva para los despidos no controvertidos y el juicio sumarísimo para las prestaciones dinerarias de pago mensual por parte de las aseguradoras de riesgo del trabajo.

Los cambios se traducen en beneficios para la ciudadanía que espera la resolución de un conflicto judicial en el menor tiempo posible. En el caso de los docentes privados que litigan ante la Cámara Laboral Primera de Bariloche, se prevé contar con una solución en el tiempo de tres meses, período en que demandará la tramitación del juicio completo.