8 diciembre, 2023

Comienza el tiempo de la pesca deportiva, que mueve la economía de Bariloche

A partir del próximo miércoles 1 de noviembre se habilita la actividad deportiva en la cordillera, que moviliza un segmento turístico especial y millones de pesos en la economía de Bariloche y la región. Por Soledad Maradona

Los altos niveles de agua en los ríos y lagos de la cordillera generan condiciones “prometedoras” para la nueva temporada de pesca deportiva que se inicia el próximo miércoles 1 de noviembre en la Patagonia y comienza a girar la rueda de un segmento turístico que moviliza un promedio de 7 millones de dólares en Bariloche.

Cada año, pescadores locales, de todo el país y extranjeros esperan en el calendario la fecha para programar salidas de pesca en los que los atractivos paisajes patagónicos, la calidad de los cursos de agua y los servicios, son un incentivo fundamental para elegir la región.

Para graficar el volumen de la actividad, solo en Patagonia Norte, en la temporada 2022-2023 se vendieron 28.000 permisos de pesca, de los cuáles 1.400 fueron adquiridos por extranjeros, según datos de la Mesa Directiva Honoraria de Pesca Deportiva de la Zona Andina. La cifra viene en ascenso luego de la paralización de la pandemia.

Pero el impacto socio-económico se multiplica porque el pescador viaja en familia o en grupo de amigos y tiene un promedio de estadía de 8 días, lo que genera una cadena de reactivación de todo el segmento turístico asociado, desde la hotelería, los comercios especializados en pesca, la gastronomía, transporte, contratación de guías, entre otros (ver aparte).

Distintos organismos e instituciones de Río Negro, Neuquén y Chubut, junto a los Parques Nacionales de la zona cordillerana, trabajan en conjunto en cada temporada para establecer las reglas de cada ambiente, definir los valores de los permisos (que son obligatorios) y evaluar las medidas de cuidado para resguardar los ecosistemas, que se abren al público con esta actividad del 1 de noviembre de 2023 al 1 de mayo de 2024, con las excepciones de los lagos y ríos que continúan habilitados para la pesca en mayo.

“La temporada viene prometedora sobre todo en relación al nivel de agua que hay en los ríos, tienen buen volumen, los peces han tenido la posibilidad de completar su ciclo reproductivo normalmente”, valoró Pablo Benedetti, presidente de la Asociación de Guías Profesionales de Pesca del parque nacional Nahuel Huapi.

Martín Freedman, gerente de la Mesa de Pesca Deportiva, remarcó que esta temporada “todo está dentro de los parámetros” y aclaró: “El nivel alto de agua es normal para la época, el tema es que lo evidenciamos más porque los últimos 10 años fueron de sequía”.

El buen caudal de agua en los ríos y lagos favorecen a los peces. “El agua lo que hace es regular la temperatura de los ambientes, a menor cantidad de agua, ésta se calienta más rápido y la trucha necesita cierto rango de temperatura para estar activa”, señaló Benedetti, que tiene 20 años de profesión.

Freedman acotó que, además, con estos caudales “se favorece el desove en invierno y la trucha tiene mejor refugio y alimento en el verano”.

Para los pescadores, es una exigencia contar con el permiso de pesca (que en Río Negro se adquiere de manera física u online) que puede ser para toda la temporada por 7.000 pesos; semanal por 3.500 pesos; o diario 1.750 pesos. Para los que realizan trolling (embarcado) el valor se duplica y para extranjeros el permiso por día cuesta 10.500 pesos y por temporada 56.000 pesos.

“La mayoría de las personas prefiere la pesca embarcada. Más allá de la pesca, una flotada es un disfrute y también genera más chance”, destacó Benedetti presidente de la Asociación que actualmente cuenta con 80 guías habilitados en el parque Nahuel Huapi y es una institución formadora de nuevos profesionales.

Freedman dijo que hay un crecimiento de la pesca con mosca, pero aún la modalidad spinnig (cucharita) sigue siendo superior entre los pescadores que llegan a la región. La mayor afluencia de pescadores se registra desde el inicio de la temporada hasta febrero y luego hacia el final de la temporada, “cuando la gente viene a buscar la tan preciada migración de reproductores que hay en el río Limay”, apuntó Benedetti.

Las instituciones que trabajan en la temática ponen el foco para que los pescadores tengan conocimiento del reglamento de pesca que tiene las características y condiciones de cada ambiente y que puede sumar variaciones año a año. Una novedad de esta temporada es que entra en vigencia -en algunos ambientes- la prohibición de utilizar botas con fieltro y se exige suela de goma o similar, una medida adoptada a raíz de la aparición del alga didymo (Didymosphenia geminata) y la transmisión de enfermedades. En la región algunos de los lugares donde rige esta restricción es en los ríos Azul, Foyel, Ñirihuau, Pichi Leufu (desde la naciente hasta el puente del ferrocarril), Quemquemtreu, Villegas, Llum y Los Césares, entre otros.

“Recomendamos leer el reglamento, que el pescador venga a disfrutar del deporte, más allá del tamaño y de la foto, que venga a conectarse y disfrutar del lugar, esto implica el respeto al medio ambiente, al otro usuario y sobre todo el respeto al pez”, enfatizó Benedetti.


Alto impacto económico en la región


Un estudio realizado por la Mesa Directiva Honoraria de Pesca Deportiva de la Zona Andina -previo a la pandemia- determinó que solo en Bariloche y alrededores el movimiento económico que genera la pesca deportiva es de 7 millones de dólares por temporada, con un gasto promedio del pescador nacional de 95 dólares por día y de 340 dólares diarios en los extranjeros.

El 40% de los pescadores son turistas y de ese público un 27% es extranjero, principalmente de Estados Unidos, el principal país emisor de los amantes de este deporte en la Patagonia. Entre el público argentino, un 27% proviene de CABA y provincia de Buenos Aires; el 23% de la Patagonia Norte y el 50% restante del centro y norte del país.

La incidencia de la práctica de la pesca deportiva implica un gasto superior a otros segmentos de turista, con 95 dólares promedio diario entre nacionales y 340 dólares por día los extranjeros.

Además se destaca que un 15% de la ocupación de los hoteles de categorías superiores son pescadores y en los negocios familiares vinculados ala pesca se genera un movimiento de 1,8 millones de dólares, de los cuáles el 10% es por la emisión de permisos de pesca.


Recomendaciones para tener en cuenta antes de salir a pescar


Leer el reglamento ya que cada ambiente tiene su particularidad.

Cuidar el espacio. Llevarse la basura, tener especial cuidado con latas y vidrios que pueden ocasionar incendios; no dejar nylon en el que pueden enredarse aves y mamíferos.

Prudencia a la hora de navegar. Chequear elementos de seguridad y habilitaciones. Consultar a Prefectura.

Devolución cuidada. No tener el pez fuera del agua mucho tiempo, que la foto sea lo más rápido posible y liberar al pez en el mejor estado y con el menor daño. Hay ambientes donde se recomienda el uso de anzuelos sin rebaba.

No vadear o caminar sobre lechos de desove.(Río Negro)