3 diciembre, 2021

Cómo llegó la Justicia hasta los asesinos del joven mapuche

Elías Garay, en una de las fotos que le tomaron durante la ocupación (Fuente: Facebook)

Por Martín Belvis

El testimonio de Gonzalo Cabrera, el sobreviviente, fue determinante. Los autores dispararon a sangre fría y de manera coordinada.

El testimonio del sobreviviente, los registros de los retenes policiales en Cuesta del Ternero y el aporte de la Policía fueron piezas claves para que la fiscala Betiana Cendón lograra la identificación y consiguiera al paradero de los presuntos asesinos de Elías Garay, el joven mapuche que recibió el domingo pasado un disparo en la ocupación de Cuesta del Ternero.

El crimen fue el domingo por la tarde en la ocupación mapuche de un terreno fiscal concesionado para explotación forestal a un empresario de El Bolsón llamado Rolando Rocco.

La reconstrucción que hizo Gonzalo Cabrera, el joven mapuche que sobrevivió al ataque, y el aporte de los registros policiales permiten algunas certezas:

Fueron dos varones, mayores de edad, sin parentezco entre ellos. Uno es el detenido en Esquel y el otro, el prófugo.

• Ingresaron a la zona de la ocupación mapuche en un auto color rojo.

• Debieron registrarse para pasar el control policial y también quedó anotada la patente.

• Las detonaciones de los disparos se oyeron en varios metros a la redonda y fueron registrados por la Policía.

• La premeditación del crimen está, para los investigadores, acreditada: uno le disparó a Garay y el otro, a Cabrera, de manera simultánea y coordinada.

• El drone que la Policía había lanzado se perdió: no se sabe si cayó por el viento o fue volteado.

El auto rojo estaba en la propiedad de la avenida Ameghino, en Esquel, donde fue detenido el presunto asesino. Tenía las chapas de la patente cambiadas. (Río Negro)