27 junio, 2022

Desapareció en Chile hace 22 años, lo dieron por muerto y una foto en Facebook lo ubica en Varela

Por Emmanuel Dalbessio.

En base a dichos de testigos y gente del barrio, la familia cree que Juan Fuentes Candia, de 53 años y visto por última vez en Chile el 24 de febrero del 2000, pudo ser captado por una organización que utiliza a la gente en situación de calle para pedir dinero.

Un hombre de nacionalidad chilena que desapareció en su país hace 22 años y fue dado por muerto, es ahora buscado por Interpol Argentina luego de que su familia reactivara la causa mediante la difusión de una foto por Facebook que la condujo al partido bonaerense de Florencio Varela, donde vecinos aseguran haberlo visto.

En base a dichos de testigos y gente del barrio, la familia cree que Juan Fuentes Candia (53), visto por última vez en Chile el 24 de febrero del 2000, pudo ser captado por una organización que utiliza a la gente en situación de calle para pedir dinero.

Voceros judiciales y policiales dijeron a Télam que la búsqueda está a cargo de efectivos de Interpol de la Policía Federal Argentina (PFA), a pedido de la Justicia chilena, que reabrió la causa caratulada en ese país como «presunta desgracia», que había sido archivada debido a la falta de elementos para investigar.

Las novedades que podrían conducir a encontrar al hombre, llevaron a que uno de sus hijos -que tenía 9 años cuando desapareció- viajara esta semana especialmente de Chile a Buenos Aires para encarar personalmente la búsqueda y pedir el apoyo de organismos judiciales y consulares.

La última vez que los familiares vieron a Fuentes Candia fue cuando hizo un bolso y se fue a trabajar unos días a una obra en construcción que se llevaba a cabo en la zona precordillerana de la localidad de La Rufina, en la comuna de San Fernando, de la región de O´Higgins, ubicada en el centro de Chile.

Tiempo después, la madre del hombre, al no tener noticias, contactó a un compañero de trabajo que le informó que su hijo se había peleado con otro trabajador y en plena madrugada desapareció.

Como Fuentes Candia no se llevó sus pertenencias ni volvió a comunicarse, la familia pensó que algo podría haberle sucedido tras esa pelea o que incluso podría haber quedado confundido y perdido y cruzado la cordillera hacia la Argentina con ayuda de algún arriero.

Si bien los familiares radicaron una denuncia y esperaron que la Justicia lo buscara, cada 18 de junio, fecha en la que Fuentes Candia cumple años, al igual que en cada aniversario de su desaparición, sus familiares publican una foto suya con la descripción física del hombre y piden ayuda para encontrarlo en distintos grupos de búsqueda de personas que hay en la red social Facebook.

A 22 años, en febrero pasado, la familia se esperanzó con la recepción de varios mensajes de distintos usuarios que aseguraron que una persona de similares características estaba viviendo en situación de calle en el partido bonaerense de Florencio Varela.

De acuerdo a quienes aportaron datos, esa persona está indocumentada y padece un problema mental que le dificulta comunicarse.

No obstante, dos señas particulares convencieron a los allegados de que podría tratarse de Fuentes Candia: una quemadura que sufrió de chico en una de sus nalgas y un problema en el dedo meñique de la mano derecha provocado por la ruptura de un tendón.

Al recibir las imágenes del hombre en situación de calle visto en Varela, la familia se sorprendió por las coincidencias en el aspecto físico y en las señas particulares, y su hijo solicitó al Juzgado de Letras de San Fernando, de Chile, que se reabra la investigación y que la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) se haga cargo de la pesquisa.

Fuentes de la investigación confirmaron a Télam que a mediados de abril pasado Interpol de Argentina recibió el pedido de la policía chilena para colaborar en la búsqueda de Fuentes Candia.

Para ello, la PDI envió a los federales argentinos la ficha dactiloscópica del buscado para cotejar con la persona señalada por los vecinos de Varela.

En una entrevista que dio a Télam en su paso por la Argentina días atrás, Juan Esteban Fuentes Bustamante, hijo del hombre buscado, contó que las personas que lo contactaron le dijeron que padece de una especie de demencia, que está indocumentado y que los vecinos lo llaman «Tati».

También le contaron que suele moverse por la zona conocida como el Cruce Varela, cerca de una parada de taxis, y que duerme en un cajero automático de una sucursal del Banco Provincia.

Juan recordó que fue a partir de las fotos y videos que le enviaron desde Buenos Aires que decidió ahorrar para venir al país a buscarlo.

«Al ver las fotos nos dimos cuenta de que tiene los mismos rasgos físicos. Una de sus hermanas lloró cuando las vio», relató.

El pasado lunes, el hijo de Fuentes Candia llegó a Argentina y, con ayuda de una periodista local, se trasladó al lugar donde supuestamente fue visto su padre, aunque desde hace tres semanas que los vecinos no tienen noticias suyas, aunque creen que no debe estar muy lejos.

«Ampliamos la búsqueda a la localidad de San Francisco Solano, donde nos dijeron que pudo haber ido», dijo Juan, quien no obstante no pudo dar con él.

Actualmente, la búsqueda del hombre posee una notificación amarilla en los registros de Interpol Argentina, cuya Brigada de Búsquedas y Paraderos está a cargo de la pesquisa en el país, añadieron las fuentes.

«Se contactó un hombre que dijo ser policía y nos advirtió que tuviéramos cuidado porque en la zona de Florencio Varela existe una mafia que se aprovecha de las personas en situación de calle y las utiliza para pedir dinero», dijo a Télam Juan, quien también realizó una presentación en el Departamento Judicial de Quilmes para que se inicie una causa por «averiguación de paradero».

Para pedir colaboración en la búsqueda, Juan se reunió también con el cónsul chileno en Argentina, Alejandro Bravo, quien según dijo se comprometió a brindarle asistencia y seguir de cerca la investigación en el país.

«Estuvimos en hospitales y en la comisaría, pero no tienen registro. Pensamos que él todavía está por esos lados, nos dijeron que desde hace tres años está por esa zona así que tiene que estar cerca. Es el dato más firme que tuvimos, son datos concretos», sostuvo el hombre esperanzado.

«Me gustaría darle un buen pasar el tiempo que sigue. Quiero que conozca a mis hijos. Mi abuela murió buscándole, así que yo me siento bien porque creo que estoy haciendo algo para encontrarlo», concluyó.

«Es la pista más firme en 22 años», dijo el hombre que busca a su padre desaparecido en Chile

«Es la pista más firme que hemos tenido hasta ahora en 22 años», aseguró el hijo del hombre chileno que desapareció en febrero de 2000, cuando fue a trabajar a la zona precordillerana de su país, y que los vecinos de Florencio Varela aseguran que se trata de «Tati», una persona indocumentada y con una enfermedad mental que vive en situación de calle en esa zona del sur del conurbano bonaerense.

Juan Esteban Fuentes Bustamante tiene 30 años y a los 9 fue la última vez que vio a su padre, Juan Fuentes Candia, antes de que viajara a trabajar a una obra en construcción en una zona precordillerana de la localidad de San Fernando, en Chile.

Pasaron los días y el hombre no regresaba, hasta que su madre fue hasta el lugar dónde lo habían contratado y le dijeron que se había ido solo y sin sus pertenencias luego de participar de una pelea.

La mujer radicó una denuncia ante la policía de Chile, quien comenzó una búsqueda por «presunta desgracia», tal como se caratula la causa en ese país cuando se trata de una averiguación de paradero.

«Los carabineros lo buscaron por tres semanas. Encontraron sus documentos y unas pertenencias sobre un río que atraviesa un cerro. Allí hicieron rastrillajes, pero no encontraron nada. Como éramos de bajos recursos económicos, nos dejaron de lado y no buscaron más», sostuvo Juan en diálogo con Télam.

A pesar de que la búsqueda se suspendió, la madre de Fuentes Candia siguió colocando carteles por las calles y buscando a su hijo, quien para ese entonces estaba distanciado de su esposa y madre de Juan Esteban y de su hermana Guillermina, tres años mayor.

Luego de insistir varios años en el Juzgado de Letras de San Fernando, Juan logró acceder al contenido de la causa iniciada por la búsqueda de su padre y constató que varios testigos se contradecían sobre lo que había ocurrido con él.

«Decían que se había peleado con otro y que se había ido durante una madrugada. Otros dijeron que escucharon un disparo. Como familia creemos que algo le hicieron. Él era una persona normal, no era de pelearse, pensábamos que lo habían matado», relató.

A lo largo de 22 años y de numerosas publicaciones en sitios de búsqueda de la red social Facebook, fue a través del grupo «Dónde estás» que varias personas aseguraron que Fuentes Candia podría ser «Tati», un hombre que vive en situación de calle en Florencio Varela, indocumentado y que padece una una enfermedad mental.

«Se abrió una ventana», describió Juan Esteban, quien viajó esta semana especialmente a la Argentina para emprender la búsqueda en persona, con la ayuda de la periodista chilena Marianela González, quien se dedica a escribir sobre personas desaparecidas en democracia.

Si bien por el momento no pudo encontrarlo, Juan aseguró: «Hemos ganado mucho por haber estado recorriendo la zona, por haber hablado con las personas que lo vieron. Nos dijeron que anduvo tres años en esa zona».

«Es la pista más firme en 22 años. Estoy haciendo algo por él y me siento bien del corazón», agregó.

La madre de uno de los amigos de Lucas González, clave en la búsqueda del chileno desaparecido

La madre de uno de los tres adolescentes que acompañaban en el auto a Lucas González, el joven asesinado por policías de la Ciudad en noviembre de 2021 en el barrio porteño de Barracas, fue clave en la búsqueda del hombre chileno que está desaparecido hace 22 años, ya que alertó a sus familiares de que podía tratarse del hombre en situación de calle que deambula por el partido de Florencio Varela, donde vive don su familia.

«Siempre me involucro en las búsquedas. Cuando vi las fotos del hombre de cuando era de joven, me pareció que era él por los gestos y principalmente por la mirada», dijo a Télam Andrea Gómez, al referirse a Juan Fuentes Candia (53), el hombre chileno que es buscado hace 22 años por su familia.

Andrea es la madre de uno de los tres adolescentes de 17 años que estaban a bordo de un auto junto a Lucas González cuando fue asesinado de un disparo por efectivos de una Brigada de la Policía de la Ciudad el 17 de noviembre del año pasado.

La mujer forma parte del grupo de la red social Facebook «Dónde estás», dedicado a la búsqueda de personas y en el que ella misma realizó publicaciones para dar con un familiar de su esposo que casualmente es chileno y de quien no tienen datos.

«Al reconocerlo, le mandé un mensaje privado a la chica que realizó la publicación y le dije que, sin compromiso, vi a un hombre con las características similares, de la misma edad, pero que está avejentado porque vive hace años en situación de calle», explicó la mujer.

Andrea indicó que el hombre es conocido popularmente como «Tati» y que desde hace tres años frecuenta la zona del Cruce Varela, en el sur del conurbano bonaerense.

«La chica estuvo entusiasmada con la información así que intenté buscarlo en ese momento y no lo encontré. Le dije que era muy conocido por esta zona y entonces le sugerí que publique en grupos de Florencio Varela. Ahí, muchos le dijeron lo mismo, que es parecido. Ella pidió señas particulares y se ve que han confirmado que era por esas características», señaló la mujer.

Agregó, además, que si bien lo vio varias veces gritar o correr por la calle, nunca lo observó en una actitud violenta hacia las personas y que sabe que duerme en los cajeros automáticos de las sucursales bancarias de la zona.

«Ojalá sea el hombre que buscan porque me sentiría muy satisfecha de poder ayudar y aportar mi granito de arena para reencontrar a su papá», sostuvo la mujer.

Otras de las vecinas de la zona que ayudó a la familia de Fuentes Candia en su búsqueda es Sabrina, quien les mostró a través de una videollamada al hombre.

«Me preguntaron cómo era él y me dijeron que tiene un problema en un dedo (un tendón roto). Intentaron hablarle pero el hombre no responde porque le cuesta hablar», contó la mujer a Télam.

Por último, Sabrina relató que hace más de tres años que «Tati» se encuentra en la zona en situación de calle y que también lo vieron durmiendo en el Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela. (Télam)