23 octubre, 2020

EE.UU/El coronavirus hace más difícil para las víctimas de violencia doméstica encontrar dónde vivir, revela estudio

(CNN) ––Por Alaa Elassar/ Las víctimas de violencia doméstica atraviesan obstáculos en medio de la pandemia. Mientras los estados de EE.UU. se apresuran por frenar el aumento de los casos de coronavirus, el hogar vuelve a ser el lugar más seguro. Pero no es así para quienes sufren de violencia doméstica. Justamente, su casa está lejos de ser un refugio para mantenerse a salvo.

El coronavirus ha provocado un aumento de la violencia doméstica. Esta situación, deja a las víctimas y a sus hijos luchando por encontrar acceso a alimentos, viviendas seguras y transporte. Así lo reveló un nuevo estudio de la Universidad de Rutgers.

«En la retórica nacional, cuando escuchamos sobre asuntos de violencia doméstica, a menudo está la pregunta de por qué las víctimas no se van», dijo a CNN Amanda M. Stylianou, investigadora principal de la Universidad de Rutgers. «La pandemia ha causado una situación increíblemente desafiante para todos nosotros. Pero debemos recordar lo que esto significa para las personas que sufren abuso en el hogar. No es solo un inconveniente, es una realidad aterradora», añadió.

Stylianou y un equipo de investigadores hablaron con 83 víctimas de violencia doméstica durante un período de 9 meses. Empezaron con el momento en que dejaron sus relaciones abusivas y entraron en un refugio de violencia doméstica. Luego siguieron su progreso a lo largo del tiempo para ver qué sucede una vez la víctima se marcha.

Los desafíos para las víctimas

El estudio mostró que algunas víctimas se enfrentaron a varios desafíos y barreras. Entre ellos la falta de alimentos, refugio, transporte, cuidado de niños y oportunidades de empleo. Estas situaciones presionaron a las víctimas de violencia doméstica a vivir en comunidades cercanas a sus parejas abusivas.

Otras se vieron obligadas a volver a vivir con sus agresores: justo después de ser forzadas a elegir entre ser abusadas ​​o quedarse sin hogar.

«Los sobrevivientes siempre enfrentan numerosas barreras para construir independencia después de dejar una relación abusiva. Pero la pandemia realmente ha exagerado esos factores para los sobrevivientes», dijo Stylianou.

«El aislamiento social ha limitado el acceso de los sobrevivientes a los miembros de la familia y los miembros de la comunidad. También los sistemas de cuidado infantil se han cerrado, la educación no está completamente disponible de manera presencial. Hay una falta de trabajos disponibles. Siempre ha sido un problema, pero el impacto financiero y educativo del covid-19 lo ha empeorado»,señaló.

Las víctimas de violencia doméstica son alentadas a comunicarse con la Línea Nacional Directa de Violencia Doméstica. Este servicio conecta a las víctimas de violencia doméstica con recursos locales las 24 horas del día.

«Las comunidades también deben pensar en cómo pueden apoyar a los sobrevivientes y utilizar los recursos para ayudarlos a encontrar empleo, vivienda y transporte», sostuvo Stylianou.

«Comunícate con familiares, amigos, miembros de la comunidad y pregúntales cómo están y si se sienten seguros. Una conexión con tu comunidad es un factor de protección importante para las víctimas de abuso doméstico».

Un recurso proporcionado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.