15 mayo, 2021

El embajador de EEUU en Moscú vuelve a Washington en medio de crecientes tensiones

El embajador de Estados Unidos en Rusia, John Sullivan, dijo hoy que volverá a su país para mantener «consultas» con el Gobierno, luego de que el Kremlin le recomendara regresar en medio de una guerra de sanciones entre Washington y Moscú.

El Kremlin destacó que no podía ordenarle a Sullivan que se vaya aunque sí podía «recomendarle» que lo hiciera dadas las actuales tensiones entre ambos países por numerosas cuestiones.

Sullivan dijo en comunicado que regresará a Estados Unidos esta semana para discutir los lazos entre Estados Unidos y Rusia con miembros del Gobierno de Joe Biden y que en algunas semanas estará de regreso en Moscú.

«Creo que es importante para mí hablar directamente con mis nuevos colegas del Gobierno de Biden en Washington sobre el estado actual de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Rusia», dijo Sullivan en un comunicado emitido por la embajada.

El anuncio llega tres días después de que Rusia le sugiriera a Sullivan que abandone el país tal como lo había hecho el embajador ruso en Washington el mes pasado, después de que Biden dijera que su par uso, Vladimir Putin, era un «asesino».

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que las salidas de los embajadores reflejan las tensiones actuales en la relación entre Estados Unidos y Rusia.

«Las relaciones ahora tocaron fondo», dijo Peskov.

«Hay ciertas consecuencias de las medidas hostiles tomadas contra nuestro país y las medidas de represalia que tomamos nosotros», agregó, informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

La semana pasada, Washington anunció sanciones contra Rusia por haber interferido en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 y por un hackeo de organismos federales, acusaciones que Rusia niega.

Estados Unidos ordenó la expulsión de 10 diplomáticos rusos, apuntó a decenas de empresas y personas e impuso nuevas restricciones a la capacidad de Rusia para pedir dinero prestado.

Rusia denunció la medida de Estados Unidos como «absolutamente hostil y sin provocación» y tomó represalias ordenando a 10 diplomáticos estadounidenses que se fueran, poniendo en la lista negra a ocho funcionarios y ex funcionarios estadounidenses y endureciendo los requisitos para las operaciones de la embajada de Estados Unidos.

Al ordenar las sanciones, Biden también pidió que se reduzcan las tensiones y mantuvo la puerta abierta a la cooperación con Rusia en ciertas áreas.

Biden enfatizó que le dijo a Putin durante una conversación que decidió no imponer sanciones más duras por ahora y propuso reunirse en un tercer país en el verano.

Rusia dijo que estaba estudiando la oferta.

«Regresaré a Moscú en las próximas semanas antes de cualquier reunión entre los presidentes Biden y Putin», dijo Sullivan en su comunicado.

Ayer, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, tuvo una llamada con Nikolai Patrushev, el secretario del Consejo de Seguridad presidencial ruso, para discutir la perspectiva de una cumbre entre Estados Unidos y Rusia.

Ambos «acordaron seguir en contacto», según un declaración de la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Emily Horne.

Por su parte, Peskov, al referirse a ese llamado, dijo que «si es oportuno, los embajadores regresarán y reanudarán sus funciones».