mié. Nov 20th, 2019

«El grooming es la nueva modalidad del abuso infantil», sostuvo especialista desde Bariloche

El jueves último el doctor Hernán Navarro, presidente de la Fundación Grooming Argentina, brindó una charla sobre esta temática en el Instituto Primo Capraro. «Es la nueva modalidad del abuso infantil», remarcó.

En diálogo con Bariloche Opina, Navarro sostuvo que «es el delito de mayor gravedad en internet, donde la integridad sexual de niños, niñas y adolescentes está en juego. Es la nueva modalidad del abuso infantil».

«Nuestro desafío es explicar a la sociedad en su conjunto, que hoy una persona a través de un perfil, de una red social, está abusando en tiempo real de un niño», especificó. «Por eso a mi criterio, el grooming es el delito de mayor gravedad del Siglo 21».

Pero los datos son más alarmantes: según afirmó, el «grooming» está enmarcado en la «mal llamada pornografía infantil, donde Argentina está dentro de los diez países con más tráfico». También dentro de la cadena de «producción, distribución y consumo», en el país «es más lo que se distribuye y comercializa, que lo que se produce».

Es por eso que desde Grooming Argentina «queremos mostrar el Lado B de Internet, el que no se conoce. Muchos adultos entienden a internet como un lugar de entretenimiento, de esparcimiento, donde nada pasa, pero desconoce la otra cara».

En este sentido, consideró que existe una generación de niños «huérfanos digitales», ya que los adultos «no comprenden ni se logró aggionar a las nuevas tecnologías y los chicos construyen su identidad en Internet».

Entre las causas que pueden generar un espacio propicio para el grooming, Navarro mencionó a «una falsa percepción de la seguridad por parte del adulto, quien cree que porque su hijo tiene la destreza y habilidad de manejarse en las redes sociales, está seguro. Esto no es así».

«A los chicos les falta la percepción del riesgo», remarcó. «Y a eso el adulto no lo puede enseñar, porque no lo aprendió, y eso agiganta la distancia entre ambos».

«Hoy en día el enemigo entra por wifi, no por la puerta de la casa», subrayó. «Si bien las víctimas pueden estar en Bariloche, el victimario puede estar en cualquier parte del mundo».