18 octubre, 2021

El movimiento huertero de Bariloche ya se puso en movimiento

Comenzaron los intercambios de semillas y la feria está prevista para mediados de noviembre. El objetivo es aprovechar un predio cedido en comodato por Parques Nacionales en Tiscornia y Beschtedt, para desarrollar una feria permanente de agricultura familiar.

Superado el invierno, los microproductores hortícolas de esta ciudad realizaron ya los primeros encuentros de intercambio de semillas y plantines y se preparan para iniciar la temporada de ferias en la plaza Belgrano, donde todos los veranos canalizan sus excedentes de producción para la venta.

Fabiana Goye, una de las responsables de estas ferias, dijo que comenzarán “a mediados o fines de noviembre”, pero los trabajos culturales ya están en marcha, para llegar con las especies de cultivo temprano como arvejas, rúcula, lechuga, rabanitos, aromáticas y tal vez las primeras cerezas y frutillas.

La agricultura familiar y el movimento huertero local tuvieron un importante crecimiento durante la pandemia, cuando mucha gente aprovechó el encierro forzoso para iniciarse en la actividad.

Uno de los referentes históricos del grupo de huerteros autoconvocados “De la tierra a las raíces”, Arturo Castagnetto, dijo que ese auge ya empezó a decantar “y no todos le van a dar continuidad”, pero sirvió para que mucha gente descubra el valor de producir para el autoconsumo y de contribuir a la “soberanía alimentaria”.

Dijo que en su barrio, Villa Lago Gutiérrez, durante el último año “se multiplicó por seis” la cantidad de personas que generaron su propia huerta o invernadero. Y que lo mismo pasó en Los Coihues, Nueva Jamaica, otros barrios del oeste, del Alto de Bariloche y también en Dina Huapi. Estimó que de los agricultores urbanos recién iniciados “un 40 o un 50% va a seguir” con la actividad.

Castagnetto dijo que el grupo del que participa todavía no programó su primera feria de intercambio de semillas de la temporada, pero sí sabe que ya hubo otras, “por ejemplo en Jamaica”.

Refirió que el movimiento “es bastante anárquico, en alguna medida”, pero que los valores se mantienen, al menos en el grupo “De la tierra a las raíces”, cuyas ferias se caracterizan por evitar cualquier transacción en dinero. “Las semillas, los plantines y también los saberes adquiridos se intercambian o se comparten, nada se vende -explicó-. Pero no desaprobamos la necesidad de hacerse un mango con ésto”.

Es lo que ocurre con algunos microproductores que desarrollan buena producción y, una vez cubierto el autosustento, lo toman ya como un recurso económico y buscan canales para comercializar el excedente. Así nació la feria franca de plaza Belgrano, que funciona en temporada todos los sábados.

Fabiana Goye dijo que para este año tienen además el proyecto de aprovechar el predio cedido en comodato por Parques Nacionales para desarrollar una feria permanente de la agricultura familiar. El espacio está ubicado en Tiscornia y Beschtedt y el objetivo es que funcione “todo el año,” no tanto con verdura y fruta fresca sino con productos de “valor agregado” como dulces, conservas, miel, huevos e incluso “cárnicos” procedentes de la zona rural.

Tanto Goye como Castagnetto reconocieron que el año agrícola “se presenta difícil” en Bariloche porque nevó poco y va a faltar agua. Aseguraron que el productor necesita más que nunca “sistematizar” su equipamiento para riego y hacerlo más eficiente, pero algunos son muy costosos.

“Lo mejor es el goteo, y también el microaspersor, pero es más caro -explicó Goye-. El aspersor común derrocha mucha agua. Yo estoy en Colonia Suiza y somos varias familias que dependemos de un arroyo que todos los años se seca, por eso empezamos a trabajar con la junta vecinal para hacer una captación más arriba y un reservorio”.

Castagnetto dijo que en internet es posible encontrar instrucciones para armar sistemas de riego por goteo caseros, por ejemplo con botellas descartables, que “funcionan bien”. Señaló que el estrés hídrico puede ser fatal para las plantas y hay que cuidarlas mucho porque si no “florecen y semillan antes de tiempo”. También es importante el manejo correcto del invernadero porque si le falta ventilación una jornada calurosa puede echar a perder toda la producción.

Goye dijo que desde la feria franca también trabajan para viajar a Buenos Aires en los próximos días donde participarán de un encuentro nacional de la agricultura familiar, con ayuda de la provincia, para exhibir y vender sus productos. (Río Negro)