sáb. Dic 7th, 2019

El plantel de River descansa y piensa en la final de la Copa Argentina

Foto Archivo

El Millonario volverá al trabajo este martes tras una jornada de descanso, con la mente puesta en la final ante Central Córdoba que se jugará el viernes 13 de diciembre, y en sumar puntos en los dos partidos finales de la Superliga, antes del receso de fin de año.

La final de la Copa Argentina ante Central Córdoba de Santiago del Estero es trascendental para River, porque en caso de ganarla ese resultado lo clasificaría en forma directa a la Copa Libertadores 2020.

De conseguir nuevamente el galardón del torneo Federal (lo obtuvo en 2016 y 2017), River se evitaría dos partidos de repechaje -por haber terminado en cuarto lugar en la Superliga 2018/19- que podrían quitarle chances de pelear el título de la Superliga con un calendario apretado.

River, que ya tiene un partido postergado para el año que viene ante Independiente a jugarse el 19 de enero por la fecha 14ta. de la Superliga, quedará en una posición expectante si suma en los dos cotejos que le faltan jugar antes del receso: contra Newell’s de visitante el sábado próximo, y después ante San Lorenzo como local.

De este modo, en 2020, con un torneo que se definirá en mayo próximo y al que le van a restar 9 partidos, para River será fundamental evitar el repechaje en la Libertadores, que lo obligaría a la rotación de jugadores y a un desgaste que podría complicarle el objetivo de luchar por conseguir el torneo local.

La final de la Copa Argentina, que debía jugarse originalmente esta semana, se desarrollará finalmente el viernes 13 de diciembre en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, a partir de las 21.10.

River jugará entonces esa final una semana después de la última jornada de la Superliga, programada para el fin de semana que va del 6 al 8 de diciembre.

River quería jugar originalmente el 14 de diciembre, pero ese día ya tiene programada otra final: el Trofeo de campeones entre Racing (campeón vigente de la Superliga) y Tigre (campeón de la Copa de la Superliga). Las negociaciones con el club santiagueño y con la empresa organizadora llegaron hoy a buen puerto y se jugará el 13 del mes próximo.

Esa final, que será la 15ta. consecutiva en la era de Marcelo Gallardo como DT «millonario» tiene el doble premio de la plaza directa a la zona de grupos de la Libertadores y evitando cruces con los grandes de Sudamérica. Y abre la chance de otra final más de la Supercopa argentina.

River tiene entonces como prioridad el título de la Copa Argentina que le permita seguir en la senda de una vuelta olímpica por semestre, ya que sumaría once trofeos en 5 años y medio de trabajo, desde la llegada de Gallardo en junio de 2014, cuando a fin de año ganó la Copa Sudamericana.

El objetivo de terminar lo más alto posible en la Superliga, donde con un partido menos se encuentra a 4 puntos del líder Boca, le da mucha importancia al partido ante Newell’s del sábado próximo, porque el torneo local es una cuenta pendiente en la gestión de Gallardo.

Con este panorama, el plantel volverá al trabajo mañana en el predio de Ezeiza, de cara a los tres partidos que se le vienen, en busca de levantar el ánimo tras la increíble derrota por 2-1 sufrida en la final de la Copa Libertadores ante Flamengo en Lima, el sábado último, cuando ganaba 1-0 a dos minutos del final del partido.

Por otra parte, habrá que ver cómo evolucionaron de sus dolencias tanto el delantero Rafael Borré como el lateral Milton Casco, quienes sufrieron molestias musculares y no pudieron terminar el partido frente al «mengao» en Perú.

La idea de Gallardo es mantener el equipo titular en estos partidos, pero deberá evaluar el aspecto mental de sus jugadores tras lo sucedido en Lima para armar el mejor equipo posible desde lo físico, lo futbolístico y anímico.