26 septiembre, 2020

El proyecto de Presupuesto 2021 contempla una suba del 5,5% del PBI e inflación del 29%

La iniciativa, dada a conocer por el Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán (foto), precisa que para fin de este año el PBI cerraría con una caída de 13,6%, una inflación en torno al 32% y un dólar oficial alrededor de $ 81,4 promedio.

El Gobierno nacional envió al Congreso el proyecto de Ley de Presupuesto para 2021, que prevé un crecimiento del 5,5% del Producto Bruto Interno, una inflación del 29 % y un dólar en torno a los $ 102,4, para fin del año.

La iniciativa, dada a conocer por el Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán, precisa que para fin de este año el PBI cerraría con una caída de 13,6%, una inflación en torno al 32% y un dólar oficial alrededor de $ 81,4 promedio.

Este proyecto de presupuesto «define un camino de reconstrucción para levantarnos y volver a andar», dijo Guzmán a la prensa, al referirse al envío del proyecto.

Uno de los principios fundamentales que animan al Gobierno es «impulsar la recuperación económica con un esquema de política fiscal expansiva y un Estado que cumple un rol fundamental para proteger a los sectores más vulnerables, incentivar el mercado interno y potenciar un crecimiento de la producción y de las exportaciones. Ejes esenciales para que nuestro país pueda sostener el crecimiento», dijo el funcionario.

Junto con esto, el proyecto apunta a la «sostenibilidad fiscal» la cual «requerirá de esfuerzo consistente para lograr un equilibrio» en las cuentas públicas, que cerrarán con un déficit primario equivalente a 4,5 puntos del PBI «compatible con un crecimiento inclusivo», añadió.

Las perspectivas para el año que viene apuntan a que las exportaciones crecerán 10,2% y las importaciones 16,3%, lo que dejará un saldo de balanza comercial superavitario en torno a los US$ 15.087 millones, por debajo de los US$ 17.260 estimados para este año.

El año próximo, el consumo privado aumentará un 5,5%, contra una baja del 13,6% estimada para este año, mientras que el Consumo Público subirá 2%, frente a la merma del 2,1% del 2020.

En tanto que la inversión, que este año se estima caerá 25,6%, aumentará 18,1% en el próximo, detalla el proyecto de Ley ingresado a la Cámara Baja.

Guzmán destacó que «los objetivos estructurales del Gobierno Nacional son construir un modelo de desarrollo sustentable en términos económicos, sociales y políticos que reúna en simultáneo cinco condiciones estructurales: inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo y soberanía».

El déficit fiscal en torno a 4,5 puntos del PBI «es un nivel que apunta a garantizar una recuperación sostenible de la actividad y el empleo y un fortalecimiento de la inversión pública en áreas estratégicas».

«Es un nivel adecuado y asequible en términos de financiamiento, compatible con la estabilidad y consistencia macroeconómica», además «la dinámica de los ingresos y el gasto públicos tenderá a normalizarse respecto a la excepcionalidad de 2020 en el marco de la pandemia Covid-19», destacó el titular de Economía.

Guzmán destacó que el Estado «tendrá un rol activo en el proceso de reconstrucción» y que este proyecto de Presupuesto «es para la recuperación económica».

El proyecto de Ley contiene prioridades estratégicas como la reactivación productiva, la generación de empleo, el apuntalamiento de las capacidades de innovación de las y los argentinos, el fortalecimiento de la educación y la salud.

«Además, por primera vez en la historia argentina, el Presupuesto incorpora la perspectiva género y diversidad», destacó el Ministro.

La infraestructura volverá a ser un motor de la economía, la generación de empleo y la competitividad de las empresas argentinas con un criterio inclusivo y federal.

«Para eso duplicaremos la inversión real en infraestructura productiva y social respecto a 2019, a partir de una inversión proyectada en $835.000 millones o 2,2% del PBI», destacó.

Un segundo pilar será una «recuperación sustentable requiere no sólo de políticas de demanda sino también de políticas productivas que generen mayor capacidad de oferta agregada futura».

«Será crucial apoyar financieramente a nuestras empresas en esta etapa de recuperación y de un necesario cambio estructural, especialmente de todo el entramado PyMe. En la misma línea, recuperaremos el valor de nuestro sistema científico tecnológico», sentenció el ministro.

Las principales variables contempladas en el Proyecto

El Presupuesto 2021, considerado como «realista» por el Gobierno nacional, está basado en supuestos «prudentes» acerca de la evolución futura de la economía local, en un contexto de pandemia de coronavirus.

Entre los principales supuestos macroeconómicos del Presupuesto 2021, se destaca el Producto Bruto Interno (PBI), que prevé una evolución de una caída de 12,1% en 2020 a subas de 5,5% en 2021, 4,5% en 2022 y 3,5% en 2023.

En el caso del consumo privado, considera que se pasará de un descenso de 13,6% este año a incrementos de 5,5% en 2021, 4,7% en 2022 y 3,6% en 2023; y del consumo público, de una baja de 2,1% en 2020 a un alza de 2,0% en 2021, 2,2% en 2022 y 2,0% en 2023.

En la inversión, de una caída de 25,6% prevista para este año se pasaría a un crecimiento de 18,1% en 2021, 10,1% en 2022 y 6,6% en 2023.

En exportaciones, se espera pasar de un descenso de 14,2% a subas de 10,2% en 2021, 6,5% en 2022 y 5,3% en 2023; y en importaciones, de una caída de 21,9% a incrementos de 16,3% en 2021, 10,0% en 2022 y 7,7% en 2023.

En consecuencia, en el saldo comercial calcula un descenso desde los US$ 17.260 millones de 2020, pasando por US$ 15.087 millones de 2021 y US$ 14.302 millones en 2022 hasta US$ 12.928 millones en 2023.

Finalmente, en el Indice de Precios al Consumidor, se prevé un descenso desde los 32,0% esperados para este año a 29,0% en 2021, 24,0% en 2022 y 20,0% en 2023; con una evolución del Tipo de Cambio Nominal (TCN) de $81 a fin de año a $102,4 a fines de 2021, $124,8 en 2022 y $146,6 en 2023.

El Presupuesto 2021 contiene por primera vez la perspectiva de género y diversidad.

El Gobierno nacional presentó por primera vez un proyecto de Ley de Presupuesto con perspectiva de género y diversidad (PPG), en el que se incrementará en casi 1.350% la inversión real en Género y Diversidad respecto a 2019, proyectada en $6.205 millones.

A través de un comunicado del ministerio de Economía, informaron que “por primera vez en la historia argentina, el Presupuesto incorpora la perspectiva género y diversidad”.

Las PPG analizan la distribución y el impacto de los gastos que realiza el Estado, así como también las modalidades de recaudación de fondos, considerando su impacto entre mujeres, varones y diversidades, según el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género.

En este sentido, desde la cartera económica afirmaron que se logró “construir un presupuesto que contenga una metodología que permita visibilizar el esfuerzo que realiza el Gobierno para cerrar las brechas de desigualdad al tiempo que expresa iniciativas concretas en esta dirección y una definición política inclusiva y diversa”.

A su vez, indicaron que en 2021, se incrementará en casi 1.350% la inversión real en Género y Diversidad respecto a 2019, a partir de una inversión proyectada en $6.205 millones. (Télam)