16 agosto, 2022

En la Universidad, solo 4 de cada 10 alumnos tiene una correcta comprensión lectora

Por Roxana Badaloni.

Así lo mostró un trabajo de la UNCuyo. Las falencias con las que llegan al nivel superior impactan en su desempeño académico, atraso y abandono. La encuesta la hizo la Secretaría Académica de la Universidad Nacional de Cuyo.

La comprensión lectora es el primer paso para garantizar un buen aprendizaje en los distintos niveles educativos. Ahora un estudio reveló que solo 4 de cada 10 alumnos universitarios entienden lo que leen. 

La encuesta la hizo la Secretaría Académica de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) a estudiantes de esa casa de estudios. El principal resultado es que 6 de cada 10 alumnos tienen problemas para comprender lo que leen y deben repasar varias veces el texto para comprenderlo.

El informe fue realizado en 2020 y publicado en el primer e-book de la editorial universitaria Ediunc, en 2021.

La mayoría de los universitarios que respondieron al sondeo tenían menos de 25 años. Un 67% eran mujeres, 32,5%, varones, y el 0,4, no binario.

En la encuesta se abordaron consultas sobre el rendimiento académico, los hábitos de estudio, la integración a la vida universitaria, las expectativas y percepciones de los y las estudiantes, y los talleres estudiantiles, que permitieron complementar el análisis.

Ante la consulta acerca de los períodos de concentración durante el proceso de enseñanza, 59% respondió que solo logran concentrarse por períodos breves de tiempo.

El 33% dijo que tiene dificultades para distinguir entre ideas principales y secundarias; el mismo porcentaje que admitió que tienen dificultades para comprender las consignas de los exámenes.

A la hora de expresar sus conocimientos, también fue mayoritario los que reconocieron tener dificultades: El 58% dijo que le cuesta expresar por escrito lo que ha estudiado y el 52% manifestó que tiene inconvenientes al responder de forma oral.

La Secretaría Académica de la UNCuyo explicó que la encuesta permite identificar las razones personales e institucionales que influyen en el atraso en el plan del estudio. Y conocer las dificultades en el proceso de aprendizaje, tanto a nivel personal como institucional.

Respecto de la tendencia sobre comprensión lectora, solo el 40% de los estudiantes logra una correcta comprensión lectora, mientras que un  30% indica que debe leer varias veces para comprender.

En lo que se refiere a la comprensión en el momento de realización de los exámenes, donde parece influye más la concentración, las respuestas de 68 % del total encuestado fue: «comprender fácilmente lo que se les pregunta en los exámenes».

Mejorar la comprensión lectora

Los datos coinciden con los relevados por el Gobierno de Mendoza, a través del plan de mejora de la alfabetización que lleva adelante en base a un censo anual que permite evaluar el nivel primario y secundario y que esos resultados puedan replicarse en los niveles universitarios. En ese censo detectaron los mismos problemas y la baja calidad con la que egresan de la escuela secundaria.

El Censo de Fluidez Lectora forma parte de la política de alfabetización que lleva cinco años en Mendoza y los avances conseguidos han alentado a otras provincias, como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a realizar el mismo programa.

Ayer comenzó la segunda medición de la fluidez lectora en Mendoza. La evaluación será en dos etapas. La primera está comprendida entre el 1 y el 19 de agosto donde se medirá la fluidez lectora en grupos de 3º, 5º y 7º grado de nivel primario y 1º año del nivel secundario. Participarán en esta etapa 12.000 estudiantes aproximadamente.

La segunda etapa del operativo se realizará del 22 de agosto al 9 de septiembre y serán las escuelas, tanto de nivel primario como secundario, las que completen las mediciones de lectura a la totalidad de la matrícula restante de 2º a 7º grado en escuelas primaria y de 1º a 6º año en secundarias.

«Cada operativo censal o muestral de fluidez lectora es una oportunidad de profundizar el diagnóstico continuo de los estudiantes y vincular sus trayectorias de alfabetización al recorrido de sus aprendizajes», sostiene el director general de Escuelas de Mendoza, Enrique Thomas.

En Mendoza, en el ciclo lectivo 2021 al 2022, los estudiantes de 7º grado mejoraron 6% en la cantidad de palabras leídas, y los chicos y chicas de primer año, 12%. “Hay que consolidar las políticas que llevamos porque dan resultados positivos”, expresó el director general de Escuelas de la provincia cuyana.

“La evaluación de lectura se realiza en cada aula. La maestra le pide al alumno que lea un texto desconocido por el estudiante durante un minuto, en voz alta. La finalidad es que el docente observe con cuánta precisión leen sus alumnos. Si hay reconocimiento de la palabra y la figura tonal porque ambos elementos son componentes de la comprensión y afectan su proceso.

La directora de la Escuela Falcitelli, Érica Navarro, dijo que es muy importante la medición para conocer  la situación pedagógica de cada niño y niña y desarrollar nuevas estrategias.

“Tenemos que lograr que los chicos y chicas hagan una lectura permanente en voz alta para mejorar la parte del ritmo y entonación, escucharse y compartir momentos de lectura junto a las familias también es igual de importante”, concluyó la directora. (Mendoza. Corresponsal/Clarín)