26 octubre, 2020

La brecha digital es una expresión de la brecha social

(Por Osvaldo Nemirovsci*).- Solo una mirada desde lo político y con prioridad en lo social puede ir resolviendo el tema de la disparidad conectiva que tienen los argentinos y nos muestra que la brecha digital es una expresión de la brecha social.

Cuando se analizan las urgencias que tiene nuestro país y la ingente tarea para el nuevo gobierno del presidente Alberto Fernández, que debe volcar sus energías en resoluciones a temas que, como la deuda contraída por el anterior gobierno y su irresponsable desorganización de la economía, son sin dudas vistos con mayor preocupación, no aparece como preeminente el
acceso de toda la población a los instrumentos de la tecnología ni que se vaya morigerando la brecha digital en virtud de políticas públicas que amparen la conectividad y brinden infraestructura para su desarrollo.

Pero en verdad, si a los sectores vulnerados y más humildes de nuestra sociedad, aparte de que viven en condiciones desventajosas respecto a empleo, alimentación, salud y educación, los condenamos a estar “desconectados” están sufriendo un nuevo agravio a su ya precaria condición. Por eso, y en la medida que con racionalidad se presupuesten las necesidades, es un deber también impulsar programas de conectividad, extensión de fibra óptica, utilización de espectro satelital, tareas pendientes y ampliación en la Televisión Digital , aumento en calidad y cantidad del promedio de servicio en ancho de banda con costos accesibles y mejorar la velocidad del servicio, control de prestadores en virtud de cumplir con inversiones obligadas por concursos y licitaciones, recuperación legal de espectro y otras que hacen al sostenimiento de la conectividad.

Alfabetizar digitalmente es una tarea con sentido estratégico y socialmente justa. La banda ancha es una tecnología transversal que hace crecer económica y culturalmente a las sociedades. Hay que alentar la búsqueda de tecnologías complementarias que sean útiles y simples para ayudar a cerrar la brecha digital. Y pensar que la Argentina también tiene un mundo rural donde hay que enfatizar este tema. Y en esto se hace imprescindible la coordinación y la vinculación cordial entre el Estado y el sector privado.

Argentina lidera en América Latina su nivel de conectividad con cerca del 65% de la población sumada a Internet (por ej. Brasil con el 55% y Mexico el 51%) pero ese 35% restante corresponde a la esfera social antes mencionada que son los desposeídos de tantas cosas que también incluyen la vinculación tecnológica como parte de esas carencias! Sí, hay que trabajar sobre la velocidad de esa conectividad donde no estamos en buenas condiciones. En Banda Ancha fija con un promedio mundial de 74 Mbps, Argentina (puesto 76) conecta a un ritmo de 34,2 cuando por ej. Kosovo lo hace a 46,15, Bélgica a 83,6 y al lado nuestro Chile a 91,46 Mbps, mientras que en Móvil no pasamos el promedio del mundo que es de 32Mbps y nosotros tenemos 25,13,2 Mbps y por ejemplo, detrás de Canadá 70,74 y Uruguay 33,38 quedando en el lugar 74 de todos los países. (Datos de Velocidades Globales dic. 2019).

Recordemos que la Internet de alta velocidad mejora las economías y las condiciones de vida en los países menos adelantados, según señala el nuevo informe de la Comisión de la Banda Ancha de las Naciones Unidas. Y en el campo institucional resolver mediante forma de digesto la anarquía legal sostenida en leyes, reglamentos, decretos y resoluciones muchas veces contradictorias entre ellas y que seguramente culminará con una nueva ley integral que haga al espacio de las telcos y la comunicación, incorporando su producción digital, cuántica (en cuanto exista al momento), satelital y la eficaz regulación de las grandes plataformas digitales.

Y sostener en este campo las validaciones substanciales que son la democratización de la comunicación, la libre circulación de contenidos en Internet, el respeto a los DDHH, el uso equilibrado del espectro y el acatamiento regulatorio por parte de las plataformas digitales y sus empresas. (ADN)

*Diputado nacional (MC), ex Coordinador General del Consejo de Televisión Digital Terrestre en Argentina.