27 noviembre, 2020

La dotación sensorial del recién nacido. Parte 2

El oído

Este sentido, al nacer, está más desarrollado que el de la vista, debido a que durante la vida prenatal, cómo mínimo en los 2 últimos meses, el feto ya pudo oír, realizando así, un primer aprendizaje que le permite diferenciar los sonidos cercanos.

Poco antes del nacimiento aprendió también a identificar la voz humana, y es probable que le resulte más fácil reconocer la del padre que la materna, dado que en esos momentos el oído es mucho más sensible a los sonidos graves que a los agudos.

El olfato

El recién nacido sabe reconocer a la madre por el olor.

Se realizaron experiencias al tercer día de vida, presentando a los recién nacidos dos compresas distintas, guiándose por el olfato y sin dudarlo, ninguno se equivocó nunca, todos se volvían hacía la que había estado en contacto con el cuerpo de la madre.

Esto se puede verificar en casa: cuando el bebé se siente mal, está intranquilo y llora, se tranquiliza más fácilmente si lo toma en brazos la madre o la persona que se encarga de su cuidado, que una persona extraña, ya que las identifica enseguida al reconocer el olor, la presión de las manos sobre su cuerpo, el calor que desprenden, etc. (21)

Marcela Vaiser

Maestra jardinera – Matrícula 758536

Email marceladora23@gmail.com

Bahía Blanca – Argentina

Fuente consultada: Pedagogía y Psicología infantil El lactante Biblioteca práctica para padres y educadores Editorial Cultural S.A Madrid España