28 febrero, 2021

Las muertes concéntricas del gobierno/Por Ernesto Martinchuk

Los países no cambian cuando cambian sus dirigentes, sino cuando cambia el pueblo y éste cambia a sus dirigentes”. Jorge Enrique Robledo

El rey Midas fue aquel monarca de la mitología que, al serle concedido un deseo, pidió que todo cuando tocase se convirtiese en oro. Su disgusto fue cuando descubrió que el cumplimiento de su deseo, suponía finalmente su propia muerte, pues los alimentos que debía tomar también se convertían en oro.

The minions of MidasLos sicarios de Midas, es un relato corto de Jack London publicado por primera vez en 1901 en la revista literaria Pearson’s Magazine. El nombre de esta sociedad secreta se ha traducido también en otras versiones como Los vasallos de Midas o Los esbirros de Midas, pero la traducción de Jorge Luis Borges, quien, en un prólogo se limitó a decir del memorable relato:

The Minions of Midas” detalla el mecanismo despiadado de una sociedad de anarquistas.

Jack London fue muy pobre, hizo todo tipo de trabajos mal pagados, llegó incluso a probar suerte con la fiebre del oro, aunque lo único que consiguió ganar fue el escorbuto y hasta perdió cuatro dientes.

Se dio cuenta que la verdadera pobreza de los trabajadores estaba en su terrible futuro si no se unían para lograr una vida digna. London creía en la hermandad de los hombres prometida por el socialismo, aunque profesaba una inclinación hacia el individualismo que el marxismo nunca habría aprobado.

The Minions of Midas refleja este conflicto: el individuo no es nada sin el grupo, pero es él quien toma las riendas de su vida y el que decide si quiere luchar solo, o en equipo.

Nuestros escritores del siglo pasado eran realmente pensadores. Basta echar una ojeada a sus obras para convencerse de esta verdad. No olvidemos, para comprender la distancia que de ellos nos separa, que toda idea es hija de un ambiente social determinado y de un grupo particular de pensadores. Hoy pensamos de acuerdo con tres o cuatro tendencias fundamentales, porque así piensan, en el mundo, tres o cuatro tendencias que se disputan los destinos de la humanidad. Entonces había otros pensamientos muy diferentes a los nuestros, porque las condiciones del mundo eran muy distintas a las actuales. Es fácil comprender el modo de pensar de aquellos hombres. Pertenecían a una época de hondas inquietudes morales y espirituales. Otras costumbres, otras ideas…

Síntesis de la obra

El mecanismo despiadado es el siguiente: Los sicarios de Midas cometerán periódicamente un asesinato hasta que Eben Hale, un magnate capitalista, acceda a pagar veinte millones de dólares. Los primeros asesinatos son alevosamente aleatorios -el magnate no conoce a las víctimas- pero los asesinatos se van afinando gradualmente y las víctimas son cada vez más cercanas y queridas.

Desde su primera lectura, que fue en el inglés original de London, Borges comprendió que el relato no perduraría tanto por la sociedad secreta como por su peculiar método de extorsión. En consecuencia, pensó, que el título debería llevar el nombre del método en vez del nombre de la sociedad secreta que lo aplicaba. Como Jack London no proporcionó ese dato, Borges se lo inventó.

En 1934 tradujo The minions of Midas para La revista multicolor de los sábados, un suplemento literario del diario Crítica, y lo tituló Las muertes eslabonadas. Pero no quedó conforme. Años más tarde observó que el método de extorsión de los Sicarios de Midas era concéntrico (concéntrico es todo aquello que comparte un mismo centro, como cuando uno tira una piedra en un lago) porque todas las muertes, incluso las más dispersas, apuntaban siempre al extorsionado. En 1951 se puso de acuerdo con Bioy Casares para incluir The minions of Midas en la segunda parte antológica de Los mejores cuentos policiales, y lo incluyeron con el título de Las muertes concéntricas.

Como bien sabrán quienes hayan visto los seis capítulos de la miniserie creada por Mateo Gil,  “Los favoritos de Midas» en Netflix, los peligrosos e insaciables grises pueden incluso con Victor Genovés, -el poderoso empresario protagonizado por Luis Tosar– que termina sucumbiendo al chantaje de Los favoritos de Midas y a su contagiosa ambición y sed de dinero y poder.

Los favoritos de Midas, representa una crítica a un sistema podrido en el que hasta los individuos más íntegros tienen sus debilidades y acaban absorbidos por la maquinaria del poder corrupto contra el que en algún momento pretendieron luchar. La trama se desarrolla por derroteros nunca imaginados por London, pero vuelve repetidamente al tema principal, todo es cuestión de adaptación y supervivencia para mantener el poder y los privilegios.

Comparte el relato la misma cuestión moral, «¿Cuánto vale para ti la vida de un inocente?» que también se traduce en «¿Hasta dónde llegarías tú para evitar una muerte?» o a una cuestión ética más amplia: «¿Acaso no acaban tus valores morales justo donde empiezan tus intereses?».

Un presente y un futuro negro

Me pregunto si la idea del Poder Ejecutivo no está presuntamente anticipada en las muertes concéntricas descritas en este excelente cuento de Jack London.

El kirchnerismo nos hace discutir temas que deberían ser principios institucionales irrenunciables. Es increíble cómo dentro de los mecanismos legales logran con sus artilugios tramposos, desestabilizar las bases establecidas por la Constitución Nacional.

Mientras tanto, existen más de 17 millones de pobres, casi 40% del país cerca de la miseria, la economía destrozada con más de 100.000 comercios cerrados, 45.000 pymes que ya no funcionarán más. Una cuarentena eterna -que se prolonga en el tiempo para gobernar sin controles- con más 50.000 muertos en un año, a los que se deben sumar los muertos en asaltos, enfrentamientos y femicidios, todos ellos con sus efectos colaterales.

Ningún plan para salir.

La cantidad de jóvenes que ni estudia, ni trabaja ni recibe ningún tipo de educación, llamados popularmente Ni-Ni, no sólo no disminuye, sino que sigue aumentando y puede crecer aún más a corto término. El mayor problema de los jóvenes es no contar con el título secundario o universitario solicitado. Un 70% no tiene idiomas y muchos no califican para un empleo.

Argentina tiene las mejores universidades de América Latina, pero tiene las menores tasas de empleo joven en empresas privadas en la región. Por otra parte, aún desconocemos las perturbaciones que la pandemia genera en los niños y adolescentes. Un presente y un futuro negro, y del que no se percibe preocupación por parte gran parte de los dirigentes políticos, sindicales, empresarios y educativos.

El Gobierno comenzó a pagarles a todos los 2 millones de planeros un plus de $11 mil en AUH, más $10 mil en Tarjeta Alimentar y $15 mil por AU por Embarazo. Una familia con 4 hijos y una mujer embarazada percibirá por no hacer nada $69 mil. Mientras un médico gana $45.000, una enfermera $35.000, un policía $40.000. Un jubilado cobra $20.000 por mes. Un diputado $215.000, actualizado por las paritarias de los empleados legislativos nucleados en la Asociación de Personal Legislativo (APL). Un senador $240.000. Los empleados del Congreso Nacional categoría 1 $150.000 más montos por antigüedad, tarea de riesgo, chofer, reintegro de almuerzo, entre otros ítems. 6 millones de trabajadores mantienen a casi 4 millones de empleados públicos, con más impuestos y desaliento a la generación de empleo formal.

El plan -por parte del kirchnerismo- de tomar al Poder Judicial tiene una intención superior: El fin de la división de poderes lo cual significa: menos democracia, menos República y menos iniciativa privada.

La gente, por su parte, no pide una reforma judicial, sólo pide que el Poder Judicial imparta Justicia, porque luego el gobierno irá por la libertad de prensa y a confrontar con los sectores productivos para quedarse con las empresas estratégicas.

En la serie española de Netflix el atinado inspector Conte -a cargo de la investigación de las muertes- en un momento y sin poder resolver ningún caso hace la siguiente reflexión: “…no son alguien, son algo: un «virus» que se extiende, una oscura red de corrupción y poder que fagocita todo lo que necesita para seguir adelante y destruye aquello que se interpone en su camino…”

Estimado lector, saque Ud. sus propias conclusiones…

(Agencia Legislativa)