29 noviembre, 2022

Los ucranianos comienzan a sufrir el frío y la oscuridad

Es por los cortes de energía en todo el país. Mientras tanto,  el presidente Volodímir Zelenski implora a la ONU que castigue a Rusia.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, exigió a Naciones Unidas que castigue los ataques aéreos rusos contra infraestructura civil, después de que un bombardeo de misiles provocara los peores cortes de energía en todo el país hasta la fecha, sumergiendo a las ciudades en una oscuridad helada.

Con millones de ucranianos soportando temperaturas bajo cero en sus hogares, las autoridades trabajaron arduamente el jueves para volver a encender las luces y la calefacción. 

El último bombardeo de misiles de Rusia mató a 10 personas, cerró las plantas de energía nuclear de Ucrania y noqueó la mayor parte de la energía en todo el país.

Las autoridades regionales de Kiev informaron que se había restablecido la energía en tres cuartas partes de la capital y que el agua estaba funcionando nuevamente en algunas áreas. También el transporte volvió a funcionar en la capital, con autobuses reemplazando a los tranvías eléctricos.

Las autoridades esperaban reiniciar las tres plantas de energía nuclear en territorio controlado por Ucrania para el final del día.

Desde principios de octubre, Rusia lanzó enormes bombardeos de ataques aéreos una vez por semana contra objetivos energéticos en Ucrania, cada vez disparando misiles por valor de cientos de millones de dólares para dejar fuera de servicio la red eléctrica de Ucrania.

Moscú reconoce haber atacado la infraestructura básica y dice que su objetivo es reducir la capacidad de lucha de Ucrania y empujarla a negociar. Kiev asegura que tales ataques claramente tienen la intención de dañar a los civiles, convirtiéndolos en un crimen de guerra.

“Hoy es solo un día, pero hemos recibido 70 misiles. Esa es la fórmula rusa del terror. Todo esto va en contra de nuestra infraestructura energética. Hospitales, escuelas, transporte, distritos residenciales, todos sufrieron», se quejó Zelenski durante la noche a través de un enlace de video a la cámara del Consejo de Seguridad de la ONU y solicitó que las Naciones Unidas que actúen para detener los ataques.

No había ninguna perspectiva de acción por parte del Consejo de Seguridad, donde Rusia ejerce un veto. El embajador de Moscú en la ONU, Vasily Nebenzya, afirmó que estaba en contra de las reglas del consejo que Zelenski apareciera en video y rechazó lo que llamó «amenazas y ultimátum imprudentes» de Ucrania y sus partidarios en Occidente.

En un discurso nocturno a los ucranianos, Zelenski dijo: «Renovaremos todo y superaremos todo esto porque somos un pueblo inquebrantable».

Misiles interceptados

Ucrania asegura que está derribando la mayoría de los misiles y restableciendo la mayor parte de la energía en un día, pero que cada ataque de este tipo causa peores daños y mayores dificultades para los civiles.

«Si Moscú realmente cree que el corte de energía hará que los ucranianos derroquen al gobierno y supliquen clemencia, entonces, después de nueve meses de guerra, el Kremlin todavía no sabe nada sobre Ucrania. Cada nuevo ataque solo fortalece nuestro carácter», tuiteó el asesor de Zelenski, Mykhailo Podolyak.

Temperaturas invernales 

Las temperaturas invernales llegaron muy pronto a Ucrania y estaban por debajo del punto de congelación en la capital, una ciudad de tres millones de habitantes. 

La embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, afirmó que el presidente ruso, Vladimir Putin, estaba «claramente armando el invierno para infligir un sufrimiento inmenso al pueblo ucraniano».

El presidente ruso «tratará de congelar el país para que se someta», agregó.

El embajador ruso Nebenzya contrarrestó afirmando que el daño a la infraestructura de Ucrania fue causado por misiles disparados por sus sistemas de defensa aérea que se estrellaron contra áreas civiles, y pidió a Occidente que deje de proporcionar misiles de defensa aérea a Kiev.

Edificios alcanzados por misiles

Las autoridades ucranianas denunciaron que tres bloques de apartamentos fueron atacados el miércoles, matando a diez personas.

Los apagones también se extendieron a la vecina Moldavia, donde las autoridades dijeron que la mayor parte de la electricidad volvió el jueves.

Ucrania infligió una serie de aplastantes derrotas a las fuerzas rusas desde septiembre, recuperando partes del este y el sur. Moscú respondió declarando la anexión de las tierras que ocupa y convocando a cientos de miles de reservistas.

El primer invierno de la guerra pondrá a prueba la campaña de Ucrania para recuperar territorio y demostrará si los comandantes de Rusia pueden encontrar una manera de detener el impulso de Kiev.

Moscú se enfrenta a la difícil tarea de mantener abastecida una fuerza de invasión para su primer largo invierno en Ucrania. Pero después de haberse retirado, Rusia ahora tiene una línea mucho más corta que defender para aferrarse a sus tierras restantes incautadas, con más de un tercio del frente ahora bloqueado por el río Dnipro.

“Ucrania crecerá lentamente en capacidades, pero una maniobra continua al este del río Dnipro y hacia el Donbas ocupado por Rusia demostrará ser una lucha mucho más dura”, tuiteó Mark Hertling, excomandante de las fuerzas terrestres estadounidenses en Europa.

Rusia impulsó su ofensiva a lo largo de un tramo de la línea del frente al oeste de la ciudad de Donetsk, en poder de los representantes de Moscú desde 2014, en tanto que Ucrania se jacta de que eliminó a miles de soldados rusos allí y cedió poco terreno, describiendo a los rusos como arrojados a batalla con poco equipo o entrenamiento.

El estado mayor general de Ucrania informó que las fuerzas rusas intentaron nuevamente avanzar sobre sus principales objetivos en la región de Donetsk: Bakhmut y Avdiivka

Entonces, las fuerzas rusas bombardearon ambas áreas y utilizaron dispositivos incendiarios contra las posiciones ucranianas con un éxito limitado, dijo el estado mayor.

Más al sur, las fuerzas rusas se estaban atrincherando en la orilla oriental del Dnipro, bombardeando áreas a través de él, incluida la ciudad de Kherson, recapturada por las fuerzas ucranianas este mes pero la agencia de noticias Reuters no pudo verificar de inmediato las cuentas del campo de batalla.

Moscú alega que está llevando a cabo una «operación militar especial» para proteger a los hablantes de ruso en lo que Putin llama un estado artificial tallado en Rusia, mientras que Ucrania y Occidente afirman que se trata de una apropiación de tierras no provocada.

Por Pavel Polityuk y Tom Balmforth, de la agencia Reuters (NA)

Otros posteos del Autor