18 octubre, 2021

Malestar en el sector feminista del gabinete con la designación de Manzur

Gómez Alcorta, Vizzotti e Ibarra.

La ministra Eli Gómez Alcorta lo había denunciado en la Justicia por impedir un aborto. Ahora lo tendrá de jefe.

La designación de Juan Manzur como jefe de gabinete causó malestar en el sector feminista del Gobierno y de la militancia del Frente de Todos que señala al tucumano como un dirigente «pro-vida».

El gobernador de Tucumán estuvo en contra de la aprobación de la ley del aborto legal y gratuito y desde su provincia ejerció una fuerte resistencia para que el proyecto no avanzara en el Congreso en 2018 y 2020. Incluso marchó personalmente junto a los «celestes» en Tucumán junto al muñeco del bebé gigante. Por eso ya era catalogado como un enemigo de «las verdes» que integran el oficialismo.

El caso paradigmático es el de la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, que denunció a Manzur en la Justicia en 2019 por «obstaculizar» el aborto de una niña tucumana que había sido abusada sexualmente.

En marzo de 2019, Gómez Alcorta tuiteó: «Recién las referentas del @FtePatriaGrande denunciamos por abuso de autoridad a Manzur, las autoridades de salud de Tucumán y una fiscal por obstaculizar el aborto legal de la niña Lucía, quién había sido violada».

Ahora Gómez Alcorta tendrá a Manzur como jefe. No fue casual que Alberto la convocara para este sábado para contenerla no sólo a ella sino a todo el sector feminista del gabinete. «Conversamos sobre la falta de paridad de género en el Gabinete con especial preocupación. Me aseguró que trabajaremos en conjunto para revertirlo», tuiteó la ministra.

La otra funcionaria fuertemente referenciada con el movimiento feminista es Vilma Ibarra, la secretaria Legal y Técnica que fue clave en la búsqueda de votos para que el aborto se convirtiera en ley en diciembre de 2020.

Como mano derecha del presidente, Ibarra está en una posición incómoda por la llegada de Manzur. Desde la noche del viernes recibe decenas de mensajes que le marcan la contradicción de tener al tucumano en el Gobierno que promovió el aborto.

«Frente a la reacción conservadora, más feminismo», tuiteó la diputada kirchnerista Gabriela Cerruti. No fue la única en quejarse: buena parte del resto de las periodistas que apoyan al Gobierno salieron a cuestionar con dureza tanto la llegada del tucumano como la designación de 7 hombres y ninguna mujer en el nuevo gabinete.

Manzur tiene una aliada fuerte dentro del sector femenino del gabinete: Carla Vizzotti, la ministra de Salud, fue secretaria suya cuando fue ministro de esa cartera durante la presidencia de Cristina Kirchner. (LPO)