3 diciembre, 2021

Marina Yuszczuk, ganadora del Primer Premio Nacional de Novela Sara Gallardo: «Soy muy feliz cuando escribo»

Poeta, periodista y editora, Yuszczuk obtuvo el premio otorgado por el Ministerio de Cultura por su novela «La sed».

La obra “La sed”, de Marina Yuszczuk, obtuvo el primer premio del certamen. Además, se entregaron menciones especiales a cinco autoras por sus obras.

Aunque oriunda de Quilmes, Marina Yuszczuk (1978) se radicó en la ciudad de Bahía Blanca en 1984. Estudió en la Universidad Nacional del Sur (UNS, Bahía Blanca) y es Doctora en Letras por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). 

En 2004 publicó Guía práctica de las mariposas (Cooperativa Editora El Calamar, Bahía Blanca); en 2012, Lo que la gente hace (Blatt & Ríos, Buenos Aires) y El cuidado de las manos (Melón editora, Buenos Aires). En 2014, el poemario Madre soltera (Mansalva, Buenos Aires) y, en 2015, algunos de sus poemas formaron parte de la antología 53/70, Poesía argentina del siglo XX (Editorial Municipal de Rosario, Santa Fe). Ese año publicó además La ola de frío polar (Gog y Magog, Buenos Aires), su segundo poemario.

Rosa Iceberg es el sello creado a mediados de 2016 por Emilia Erbetta, Tamara Tenenbaum y la propia Yuszczuk, su directora editorial. El objetivo del proyecto consiste en publicar autoras y cuentan en su catálogo con títulos de Cecilia Fanti, Romina Zanelatto, Flor Montfort, I. Acevedo, Rosario Bléfari, Majo Moirón, Dana Madera, Lía Chara, Vanina Colagiovanni, Gabriela Bejerman, Ana Navajas. Yuszczuk publicó su libro de cuentos Los arreglos en 2017.

La inocencia, publicada ese mismo año por la editorial rosarina Iván Rosado, es su primera novela. En 2019, Blatt & Ríos publicó su libro de cuentos ¿Alguien será feliz? Su última novela, La Sed, fue publicada por la misma editorial en 2020 y resultó una de las diez finalistas del Premio Medifé Filba. Como periodista y crítica de cine, Marina Yuszczuk ha colaborado en La Agenda y Página/12.

A continuación Marina Yuszczuk, ganadora del Primer Premio Nacional de Novela Sara Gallardo, comparte cómo fue el proceso de escritura de La sed, qué representa en su carrera haber obtenido el premio y su mirada acerca del panorama literario actual.

-¿Cómo fue el proceso de escritura de la novela? ¿Qué es lo que más recordás del periodo de escritura, corrección y publicación?

-Fue un placer enorme, yo soy muy feliz cuando escribo. Y en este caso se sumó el hecho de investigar, que es algo que también me gusta mucho. Leer sobre la Buenos Aires del siglo XIX, tanto a novelistas como relatos de viajeros, artículos académicos, buscar grabados y fotos de la época. Y ciertos hallazgos fueron llevando la historia en una dirección, como las descripciones de la quinta de Rosas en Palermo, donde transcurre uno de los capítulos, de la fuente Las Nereidas de Lola Mora y su emplazamiento original, o algunas bóvedas del Cementerio de la Recoleta. Después la publicación es una instancia muy distinta, me parece que los libros deben publicarse para pasar al que sigue pero lo que yo disfruto es el momento solitario de la creación. Tenía la sensación además de que estaba escribiendo algo rarísimo, una idea disparatada que de alguna manera había que sostener y hacer creíble. 

-En tu carrera como escritora, ¿cuáles considerás que han sido tus referentes e influencias estilísticas principales? ¿Se mantienen hasta el día de hoy, se modificaron, sumaste nuevas?

-Yo empecé escribiendo poesía, así que mis referentes en otra época fueron mayormente poetas, especialmente los llamados “poetas de los noventa”. Había algunas mujeres como Marina Mariasch, Cecilia Pavón, Fernanda Laguna, Verónica Viola Fisher, que estaban escribiendo unos libros increíbles y provocadores, redefiniendo los modos de decir lo femenino, peleándose con los estereotipos, para mí fue muy revelador conocerlas. Claro que había antecedentes muy importantes en otras poetas como Diana Bellessi, Mirta Rosemberg, Tamara Kamenszain. 

Cuando empecé a escribir narrativa hacía poco tiempo que se había reeditado a Hebe Uhart, también un descubrimiento importante para mí. Y en los últimos años leí con mucha pasión a ciertas narradoras como Shirley Jackson, Angela Carter, Mariana Enriquez por supuesto, que escriben terror, cuentos de hadas y fantástico.

-Como editora de Rosa Iceberg, dedicada exclusivamente a publicar escritoras mujeres, ¿cuáles percibís que son las temáticas más recurrentes en el panorama literario actual? ¿Qué podrías destacar de las nuevas voces?

-No creo que las escrituras de autoras se distingan mayormente por sus temas, las mujeres escriben de todo. Destaco especialmente la variedad de voces y registros; en el catálogo de mi editorial hay ficción, autoficción, cuentos, novelas, diarios, libros sobre escritura creativa. Es un proyecto que surgió en 2016 ante la constatación de que la cantidad de mujeres y disidencias que se publicaban en otros sellos era muy menor, había editoriales incluso que no tenían ninguna en su catálogo. El movimiento de mujeres y su repercusión en el ámbito de la cultura hizo que esto se diera vuelta en el lapso de estos años.

-¿Qué representa para tu carrera haber obtenido el primer Premio de Novela Sara Gallardo? ¿Tenés definido el tema para la próxima novela?

-Para mi carrera no sé todavía, pero me parece importante destacar lo inimaginable que hubiera sido la existencia de un premio así hace tan solo diez años. Un premio, un ingreso extra, siempre es la oportunidad de escribir un nuevo libro. Mi próxima novela está muy relacionada con La sed y es una historia de fantasmas.

Imágenes cedidas por Blatt & Ríos.

Fuentes: Eterna Cadencia, Página/12, Agencia Télam.