6 agosto, 2020

Piden informes sobre violencia de género en Río Negro

El bloque del Frente de Todos expresó su preocupación por el desplazamiento de la secretaria de Políticas de Género, Mercedes Pietranera, y presentó un pedido de informes al Ejecutivo para conocer cuáles son las acciones y el estado de los programas destinados a dar protección a víctimas de violencia de género.

La acción se formalizó en una nota dirigida al vicegobernador Alejandro Palmieri.

Entre otros datos, el FdT puso el foco sobre tres programas en vigencia «cuyo desarrollo y resultados se desconocen, una preocupación que aumentó luego de que la gobernadora, Arabela Carreras, anunciara el despido» de Pietranera.

Los programas mencionados en el pedido de informes son los de “Prevención y Erradicación de la violencia por razones de género”; «Nuevas masculinidades”, y “Autónomas”, en todos los casos, para que el Ejecutivo provincial brinde precisiones sobre el ámbito territorial de aplicación, el universo que comprende, los recursos que el Gobierno les asigna, la especulaciones previstas en este contexto de pandemia y el estado de ejecución presupuestaria de cada uno de ellos.

Los legisladores y legisladoras pidieron además que se les informe respecto del Observatorio Provincial de Violencia de Género, organismo creado por Ley en 2013 y responsable de llevar -entre otras funciones– estadísticas sistematizadas sobre la situación en la provincia, cuya puesta en funcionamiento demoró años y su presupuesto (según denunció el Centro de Estudios Patagonia) fue sufriendo recortes sistemáticos año a año durante la gestión de Alberto Weretilneck.

En junio, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dio a conocer el registro de femicidios cometidos en el país durante 2019. De acuerdo al informe -el único oficial que abarca a todo el país– Río Negro tuvo una tasa de mujeres asesinadas por su condición de 1,08 por cada 100 mil.

El documento es puntual y no contiene información sobre las múltiples formas de violencia ejercida hacia las mujeres que no culminan con la muerte de las víctimas. El amplio lapso de publicación que media estos datos (6 meses) no permite tampoco conocer el estado de situación “en tiempo real” e impide en consecuencia la acción inmediata de las áreas específicas de gobierno.

Peor aún: según el Índice Nacional de la Violencia Machista, elaborado por el colectivo Ni Una Menos, el 70% de las mujeres y mujeres trans, víctimas de algún tipo de violencia por su condición de género en Argentina, no realiza la denuncia en la justicia.

La Secretaría de Igualdad de Géneros de Río Negro, aunque los describe en su web institucional, no detalla el desarrollo de los programas a su cargo ni ofrece datos estadísticos. Algo que preocupa a los legisladores y legisladoras del Frente de Todos que promovieron el pedido de informes.

En marzo de este año, Mercedes Pietranera -titular de la secretaría, ahora desplazada de la función por la gobernadora Carreras– informó que durante la primera semana de cuarentena obligatoria no se registraron femicidios, pero sí 18 denuncias por violencia de género en el Sistema de Atención Territorial (que funciona en red con todas las instituciones que actúan en la problemática de género: juzgados de paz, de familia, fiscalías y comisarías) y 152 llamados de mujeres a las Líneas 911 y 144, por asesoramiento y orientación, en toda la provincia.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia de género es un “problema de salud global de proporciones epidémicas” y con la pandemia, el problema se potencia.

“Sabemos que en momentos de aislamiento, la violencia de género se recrudece”, confirmó en aquella ocasión Pietranera.

Es un hecho que la cuarentena trajo, entre otros problemas, el aumento de riesgo de las violencias por motivo de género. Eso se debe a que hay una convivencia permanente con el agresor porque resta las horas en las que las personas, por lo general, salen de su casa, sumado esto al nivel de impunidad que les da a los agresores el saber que la vida se gestiona en lo privado

En ese sentido, el Frente de Todos fundamentó su pedido de informes en “el agravamiento de las situaciones de violencia por razones de género en el marco de la Pandemia por el Covid19 y la preocupación pública por la necesidad de políticas públicas activas e integrales que den respuesta efectiva a las mujeres y las diversidades víctimas de situaciones de vulneración”.

Para María Eugenia Martini, presidenta de la bancada legislativa, “es inusitado que pese a que el mundo ha tomado conciencia del drama que representa la violencia de género, y que pese a las políticas firmes del Gobierno nacional que comienzan con la creación del ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, en Río Negro no existan o no se difundan datos estadísticos, ni el estado de los programas que el Ejecutivo provincial anuncia, pero sobre los que no se sabe nada. Más aún, han descabezado el área”, lamentó.

«Entendemos que es obligación de los gobiernos comprometerse en la construcción de una sociedad más justa, igualitaria y con menores niveles de discriminación y violencia contra las mujeres y personas LGBTI”, agregó la legisladora.

“Es una agenda que nos convoca a todos y todas para terminar con las violencias de género”, aseguró Martini, y consideró que “este pedido de informes es la forma de exigir al Ejecutivo políticas activas y también resultados. No basta con llevar la cuenta de las víctimas, cuyo número, dicho sea de paso, tampoco se conoce”. (ADN)