27 junio, 2022

Por qué persiste la falta gasoil en Argentina

Hay una mayor demanda, por una actividad económica creciente, y a la vez una menor oferta. Ello refleja el problema de desabastecimiento, que desató la protesta sobre la autopista Buenos Aires-La Plata.

En el marco de la falta de gasoil, que persiste desde hace semanas, dueños de camiones cortaron esta mañana la autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de la localidad de Dock Sud, del partido bonaerense de Avellaneda.

Personal de Seguridad Vial debió realizar desvíos en las salidas de Quilmes y Avellaneda, hasta que la intervención del ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, hizo que la medida culminara.

El problema de abastecimiento de combustible que se registra en varias rutas del país, se generó por una combinación entre una mayor demanda de gasoil y una menor oferta por parte de las petroleras, según se estableció.

Al respecto, se indicó que la demanda de gasoil venía creciendo al 12% y ello provocó que las petroleras se encuentren «bajo presión», ya que tienen que importar una parte de ese producto.

Se indicó que los camiones son esperados en las petroleras por sus puntos de atención dedicados al negocio agropecuario, pero terminan estacionados en las filas para cargar gasoil en las estaciones, donde les resulta más barato.

Casi un tercio del gasoil que se consume en el país es importado, y la compra afuera se tornó complicada, por faltante o por precio muy alto, a causa del conflicto en Ucrania.

Los problemas de abastecimiento de gasoil se están dando principalmente en Buenos Aires, La Pampa y otras regiones de actividad agropecuaria, como Misiones y Corrientes, aunque allí las empresas culpan a camiones de países limítrofes que vienen a cargar al país porque les resulta más barato.

Se supone que la actividad agropecuaria debe conseguir el combustible a través de esos puntos de venta, pero YPF destacó que viene con una reducción de la demanda del 2%, y en cambio, el canal minorista (las estaciones de servicio) está colapsado.

Hay un 12% más de demanda que de costumbre, por una mudanza de los consumidores mayoristas, que buscan precios más bajos en los surtidores. Hay camiones tratando de cargar en las estaciones, cuando deberían abastecerse en los canales mayoristas. Allí estaría la causa del faltante.

Mientras tanto, los precios de los productos energéticos vuelan: los combustibles subieron más de 50% en algunos países, y la Argentina importa un tercio del GNL que consume.

El encarecimiento provoca que vender gasoil comprado afuera con los actuales precios locales no sea rentable para las petroleras, aunque ellas aseguren que les cuesta conseguirlo. (ámbito)