13 julio, 2020

Portezuelo del Viento: Mendoza rechaza estudio técnico integral del Colorado y exige un laudo político/Por Omar Nelson Livigni

Por el conflicto abierto por la obra Portezuelo del Viento, se reunió a instancias del gobierno nacional el Consejo de Gobierno del COIRCO (Comité Interjurisdiccional del río Colorado), que preside el Ministro del Interior e integran los mandatarios de las provincias condóminas, donde hubo una amplia mayoría (Río Negro, Neuquén, La Pampa y Buenos Aires) que plantea la necesidad de realizar un estudio de impacto ambiental integral  que generaría la represa en el curso de agua desde sus nacientes hasta su desembocadura, con la sola oposición de Mendoza.

En el Salón de los Escudos del Ministerio del Interior, Eduardo De Pedro recibió a los gobernadores de Mendoza, Rodolfo Suárez, y de La Pampa, Sergio Ziliotto, en tanto que la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, y los mandatarios de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Buenos Aires, Axel Kicillof, participaron mediante videoconferencia.

La falta de criterios coincidentes y que el trámite irá para largo, quedó expuesta con claridad cuando el gobernador Suárez  dejó de aferrarse a la validez  de un estudio ambiental propio encargado oportunamente por su provincia, pero limitado al lugar de emplazamiento de la represa,  considerado  insuficiente y luego derivó la queja al plano político.

El mandatario, seguramente ante la posibilidad de un  cercano diagnóstico técnico adverso a los efectos del  eventual funcionamiento de la represa aguas abajo del  rio  Colorado,  requirió que las discusiones en cuestión fueran dirimidas por un laudo presidencial con la intención de sustraer el diferendo del ámbito del COIRCO y  las opiniones de las restantes provincias signatarias, apelando al inusual juicio de la Casa Rosada. en este tipo de conflictos.inter provinciales.

 Tal actitud puede ser interpretada como un  intento de poner en práctica el habitual proceder de las denominadas provincias “grandes”, que especulando con su peso demográfico-electoral y el número de legisladores en el Congreso Nacional, suelen superar los “inconvenientes” que a veces  padecen con las provincias “chicas”, con alguna promesa “de reciprocidad” con el poder de turno y en el más alto nivel.

En definitiva  es lo que hizo el ex gobernador mendocino Alfredo Cornejo -actual titular de la UCR en el  orden nacional-, antecesor de Suárez, que a espaldas del COIRCO y de los propios pampeanos obtuvo del ex presidente Mauricio Macri el vía libre para Portezuelo del Viento y el inicio de los depósitos del financiamiento por parte del gobierno federal.

Es obvio que el cambio producido en el país y la llegada de Alberto Fernández del Frente de Todos  (FdT) a la a presidencia de la Nación produjo un cambio copernicano en la relación de fuerzas existentes en torno al entredicho Mendoza-La Pampa. El nuevo jefe del estado escuchó las voz del ex gobernador Carlos Verna, seguramente uno de los pocos, tal vez el único dirigente político, que cuestionó “la entente” Cornejo-Macri en todos los terrenos..

En respuesta Fernández nombró como titular del COIRCO a un técnico pampeano entendido en cuestiones hídricas, y si bien pagó desde su asunción dos cuotas más de la comprometidas por la administración nacional para construir la represa, la última en abril,  decidió abrir una instancia de negociación en función de las discrepancias regionales sobre el impacto de la obra en toda la cuenca. Fernández dijo claramente que no se podía avanzar en una represa que no tenía el visto bueno de cuatro de las cinco provincias, de allí la convocatoria al Consejo de Gobierno del COIRCO.

La preocupación por el impacto que tendría la obra se acrecienta ante el fenómeno que ya lleva diez años de la sequía en la alta montaña donde están las nacientes río Colorado y que redujeron significativamente su caudal; además los pronósticos siguen siendo pesimistas que esto cambie.

La reunión que mixta presencial-virtual que presidió el ministro De Pedro tuvo la importancia de acercar las partes, llamar al diálogo y al consenso en los debates que se  iniciaron y se sucederán  de ahora en más. Se inició un nuevo capítulo donde hay en juego múltiples intereses y no están ausentes los de carácter histórico y político, entre otros

Pero, por sobre las formalidades  de los protagonistas, la falta de “afectio societatis” entre los oponentes de hoy contribuyen a la existencia de un clima de tensiones en el COIRCO y preanuncio de renovadas discordias.

Se pudo constatar la posición irreductible de Mendoza ante los requisitos y condiciones que hasta ahora se ha negado a cumplir. Además  su aislamiento frente a sus pares deja entender que sería muy difícil que retroceda en sus objetivos. Ya hay quienes pronostican se alejamiento del COIRCO en la espera de tiempos políticos más favorables, aunque tal  anticipo aparece como exagerado ´or ahora.

El pedido de un laudo presidencial como variante para dirimir el conflicto pone en evidencia que se considera a sí misma como “la primera entre sus pares”, que merece un especialísimo trato  y, por lógica deducción, que estaría en condiciones de obrar a su antojo en el manejo del rio Colorado para satisfacer sus intereses, ignorando olímpicamente los correspondientes a las  restantes provincias que comparten el recurso común, hoy amenazado por la  alarmante disminución de su cauce.

Portezuelo del Viento tiende  a convertirse en un símbolo de la mayoría de los cuyanos y no extrañaría que se transforme  en una bandera para los tiempos electorales del año próximo..

Como  trasfondo de la actual disputa es imposible echar de menos los antecedentes históricos, siempre vigentes, ,sobre todo  lo ocurrido en la década de los años cuarenta cuando manejos arbitrarios efectuados sobre el río Atuel por Mendoza provocó la desertización de unos 80.000 kilómetros cuadrados en La Pampa, toda una zona entonces próspera para el cultivo de cereales y pastaje para ganado..

Fue sin dudas,  el resultado más tremendo que hubo en la historia de los conflictos entre estados interiores,  perpetrado  por  una de las provincias mayores y anteriores a la Nación, sobre un institucionalmente indefenso en ese entonces territorio nacional como era La Pampa. (APP)