13 julio, 2020

Río Negro: se tensa la capacidad de respuesta sanitaria

Datos del coronavirus que preocupan en la Provincia. La ocupación de camas en unidades de terapia intensiva ya alcanzó el 50 por ciento; la tasa de mortalidad duplica a la media nacional; y en Bariloche la tasa de casos cada 100 mil habitantes es muy superior al promedio país.

Los datos surgieron en el contexto de una reunión virtual entre legisladores y el ministro de Salud de Río Negro, Fabián Zgaib (foto), quien brindó un informe sobre la situación vinculada al coronavirus.

El Ministro participó el viernes de la reunión de Labor Parlamentaria, donde ofreció detalles sobre el estado de situación del sistema de Salud de la provincia frente al aumento de casos de coronavirus.

Durante el encuentro, los legisladores del Frente de Todos, María Eugenia Martini y Alejandro Marinao, pidieron precisiones al Ministro por el aumento de casos en algunas localidades de Río Negro, y reclamaron “mayor claridad” respecto de las políticas públicas implementadas desde esa cartera.

De acuerdo al desagregado que brindó Zgaib, en los hospitales provinciales el porcentaje medio de ocupación de camas en unidades de terapia intensiva es del 39 por ciento, en tanto en el ámbito privado -clínicas y sanatorios- supera el 60, en todos los casos con pacientes afectados por diversas patologías. El promedio general de ocupación de plazas totales disponibles alcanza entonces al 50 por ciento.

Al mismo tiempo, los indicadores muestran un alza en la curva de contagios, focalizados en su mayoría en Bariloche y General Roca.

Del informe ofrecido por Zgaib a los legisladores, se desprende además la preocupación por la situación de Viedma. La capital provincial no tiene actualmente casos activos de Coronavirus; sin embargo, el Hospital Artémides Zatti -cabecera para el Valle Inferior y la Zona Atlántica- registra un 87 por ciento de ocupación de camas de terapia intensiva.

El nosocomio recibe habitualmente pacientes derivados de San Javier, Guardia Mitre, Conesa, San Antonio, Sierra Grande, Valcheta y los parajes y en los últimos días se sumaron localidades de la Región Sur, como Ramos Mexía, Sierra Colorada, Los Menucos y Maquinchao, que antes derivaban a General Roca.

En diálogo con el ministro, los legisladores evaluaron que esta situación pondría a Viedma en “condición de vulnerabilidad” si se produjera un brote viral en alguna de estas localidades.

Por otra parte, el registro de ocupación de plazas en unidades de terapia intensiva en instituciones privadas de Viedma es del 37%; en General Roca, del 63%; en Bariloche cerca del 45%, y en Cipolletti del 68% por ciento promedio.

Puntualmente en Bariloche -una de las ciudades con mayor cantidad de casos- la ocupación en terapia intensiva ronda el 25 por ciento en el sector público, concentrado en el Hospital zonal Ramón Carrillo.

Otro dato preocupante es la tasa de incidencia de contagios cada 100 mil habitantes, que en la Argentina alcanza los 110,9. Algo menor en Río Negro, que registra 100,3; en tanto Bariloche tiene una tasa sensiblemente superior, de 174,5 casos acumulados cada 100 mil personas.

La tasa de duplicación de casos sigue evidenciando un alto ritmo de aceleración, con 23 días en promedio en la Provincia, pero con menos de 15 en General Roca y Bariloche. El ministerio de Salud de la Nación estima que ese lapso debería ser de 25 días -o más-, para comenzar a considerar una remisión del virus y un posible relajamiento de las medidas de aislamiento.

Respecto al aumento de la tasa de mortalidad por coronavirus, según confirmó Zgaib, en Río Negro representa el doble de la media nacional.

Por último, los legisladores preguntaron por la implementación de la terapéutica con plasma de pacientes recuperados en Río Negro, que ya se realiza en otras provincias. Sobre este punto el ministro de Salud anticipó que “habrá tres ciudades en las que podría desarrollarse”, aunque no ofreció mayores datos.

“Es necesario”, dijeron Martini y Marinao, “tener precisiones; y esto es, una comunicación lo más amplia y clara posible sobre lo que ocurre en cuanto al control de la pandemia, porque de lo contrario lo que se provoca es angustia en las comunidades más afectadas”. (Fuente: EnEstosDias).