3 diciembre, 2021

River campeón: goleó a Racing ante su gente y festejó

El equipo que dirige Marcelo Gallardo goleó por 4 a 0 a la «Academia» y se quedó con su 37mo campeonato de su historia. Agustín Palavecino, Julián Alvarez y Brasian Romero (2) anotaron los tantos en el local.

River Plate consiguió este jueves el título del torneo de la Liga Profesional de fútbol (LPF) con una goleada contundente sobre Racing Club (4-0), en partido correspondiente a la 22da. Fecha de la competencia.

A tres fechas del cierre del campeonato, el equipo de Marcelo Gallardo, que se consagró por, primera vez como técnico a nivel local, le sacó una indescontable diferencia de 12 puntos sobre los escoltas Defensa y Justicia y Talleres de Córdoba.

Después de 7 años y 6 meses, la entidad de Núñez obtuvo un campeonato de Liga local, sucesor de aquel Torneo Final 2014, logrado con Ramón Díaz sentado al banco de suplentes.

Los goles de la consagración «millonaria» fueron obra de Agustín Palavecino (Pt. 31m.), Julián Alvarez (St. 2m.) y Braian Romero (St. 23m. y 33m.).

El pibe Alvarez, además, logró su tanto número 17 en el certamen, para erigirse en el máximo artillero.

Antes de los 5 minutos, el equipo visitante, que presionó bien arriba en un síntoma del ADN de su técnico Fernando Gago, tuvo una chance inmejorable para abrir la cuenta. Y enmudecer el Monumental.

Una apurada salida del chileno Paulo Díaz derivó en una pérdida de balón en su propia área y la pelota le quedó al santafesino Copetti, quien quedó cara a cara con Franco Armani. El guardavallas «millonario» redimió el error de su compañero con una atajada extraordinaria.

A los 8m., un remate de Aníbal Moreno, luego de una maniobra de pelota detenida, se fue apenas desviado. La intención de la ‘Academia’ quedaba evidenciada: no dejar jugar a River y tratar de cortar sus circuitos futbolísticos desde el primer pase.

El conjunto del «Muñeco» contestó con una incursión ofensiva de Palavecino, que devino en un centro bajo conectado por Braian Romero (después de una pifia defensiva), que exigió una muy buena respuesta de Gabriel Arias.

El asfixiante ritmo del equipo de Avellaneda fue decreciendo y así River empezó a tomar control de la posesión, con un Palavecino que se mostró mayoritariamente por izquierda y con el pibe Alvarez pivoteando por el frente de ataque.

A los 24m., un centro de Santiago Simón desde la derecha fue cabeceado en soledad por el goleador «millonario» y el balón se fue apenas ancha, junto al poste derecho.

Las fisuras en la defensa racinguista no demoraron en aparecer, aun cuando la línea de 5 preanunciaba mayor solidez.

Y en una de esas distracciones, con Pillud que quedó enganchado y habilitando a todos, River facturó por primera vez a los 31m. El juvenil Enzo Fernández encaró por izquierda y metió el estiletazo en cortada para el ingreso de Palavecino, que definió ante la salida de Arias y desató el carnaval para el 1-0 lógico, a esa altura.

La ventaja no hizo más que profundizar las diferencias entre uno y otro. Un River cada vez más confiado dominaba a voluntad a un Racing Club aturdido, que lucía como un boxeador de mandíbula floja a punto de tirar la toalla.

Un cabezazo de Romero posibilitó una estupenda reacción de Arias y un posterior disparo de Simón pegó en el costado exterior de la red. El conjunto local pudo y debió aumentar las cifras, antes de que el árbitro Trucco marcase el cierre del primer período.

Tras las charlas en vestuarios, el técnico racinguista intentó lavar la imagen, con tres cambios en el entretiempo. Pero las equivocaciones defensivas no cesaron y el pibe Álvarez aprovechó un rebote para internarse en el área y despachar un remate cruzado para el 2-0 (2m.)

Más allá de la intención de jugar más adelante, Racing expuso esta noche su realidad durante este campeonato: sin una fisonomía definida de juego, el cúmulo de voluntades individuales no le alcanzó siquiera para delimitar una campaña aceptable. Ocurrió con Juan Antonio Pizzi y Claudio Ubeda. Y pasa ahora con Gago.

Ajeno a toda esta situación del adversario, el campeón seguía plasmando sobre la cancha los convincentes argumentos que lo llevaron a conquistar el título, con tres fechas de adelanto. Entonces, el doblete de Romero llegó casi por decantación (22m. y 33m.).

La fiesta resultó completa. Con la autoridad que supo enarbolar durante la mayor parte del certamen, River Plate elevó a 17 la cantidad de encuentros sin perder y festejó una nueva estrella.

El título 37 de River

A partir del título alcanzado este jueves en el partido con Racing Club en el estadio Monumental, River Plate obtuvo el campeonato de Liga número 37 en la historia del fútbol argentino, incluyendo amateurismo y profesionalismo.

En el historial de todo el fútbol argentino, contabilizando Copas Nacionales, la institución «millonaria» arribó a su conquista número 50

El primer galardón en este tipo de competencias lo logró en 1920 y también alcanzó la Copa de Oro 1936, en el marco de una final que se adjudicó por 4-2 ante San Lorenzo (ganador de la Copa de Honor), luego de haber ganado la Copa Campeonato.

Esa final de Copa de Oro clasificaba para la Copa del Río de la Plata que se disputaba ante el campeón del fútbol uruguayo.

Los 36 títulos anteriores de Liga que consiguió la entidad de Núñez se desglosan de la siguiente manera: Torneos (1920 y 1932), Copa Campeonato (1936), Copa de Oro (1936), Torneos de Primera División (1937, 1941, 1942, 1945, 1947, 1952, 1953, 1955, 1956 y 1957), Metropolitano (1975, 1977, 1979, 1980), Nacional (1975, 1979, 1981), Torneos de Primera (1985-86 y 1989-1990); Apertura (1991, 1993, 1994, 1996, 1997 y 1999), Clausura (1997, 2000, 2002, 2003, 2004 y 2008) y Torneo Final (2014).

La nómina completa de clubes ganadores de certámenes de Liga es la siguiente: River Plate 37 títulos; Boca Juniors 34; Racing Club 18; Independiente 16; San Lorenzo 15; Vélez Sarsfield 10; Estudiantes de La Plata y Newell’s Old Boys 6; Huracán 5; Rosario Central 4; Argentinos Juniors 3; Lanús, Ferro y Quilmes 2; Arsenal, Banfield, Gimnasia y Esgrima La Plata, Chacarita Juniors, Sportivo Dock Sud y Alumni 1.

Álvarez, el goleador; Armani, Casco, Pérez y Martínez, los que más jugaron

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, utilizó 30 jugadores durante el torneo en el que Julián Álvarez fue el goleador con (16 goles) y Franco Armani, Milton Casco, Enzo Pérez y David Martínez los que más minutos jugaron.

El torneo estuvo atravesado por las lesiones que dejaron fuera a Matías Suárez (operación de rodilla), Felipe Peña (ligamentos), y Enzo Pérez (luxación de codo) y que le quitaron continuidad a Javier Pinola (fractura de codo) y Nicolás de la Cruz (con una trombosis).

Además de las lesiones traumáticas, el equipo sufrió una veintena de lesiones musculares que impidieron que en las últimas 17 fechas, el Muñeco pueda repetir el equipo en un par de partidos consecutivos.

Además, las fechas de eliminatorias que se sucedieron en el semestre en algunos casos con tres partidos en una semana, obligaron a Gallardo a improvisar equipo, pues tuvo un promedio de 5 a 7 convocados.

Por esta razón, en la lista de presencias no hay jugadores con asistencia perfecta y el promedio general de minutos jugados no supera el 60 por ciento en la franja de jugadores que fueron habituales titulares.

De los 22 partidos que se llevan jugados en el torneo, restando a Armani, los jugadores que más presencias de titulares tuvieron son, Enzo Pérez y Casco con 16 juegos, dos jugadores que por diferentes razones no jugaron ante Racing.

Otro dato llamativo es que la dupla de zagueros centrales titulares, David Martínez y Paulo Díaz apenas jugaron juntos 10 de los 22 partidos, debido a que ambos sufrieron desgarros luego de jugar con sus selecciones.

Una curiosidad ofensiva es que Álvarez el delantero goleador del equipo y gran figura del torneo recién se consolidó de titular en la 5ta fecha del torneo ante Godoy Cruz cuando hizo el único gol en la derrota por 2-1 en Mendoza.

Pese a los inconvenientes, el equipo de Gallardo logró una remontada histórica luego de quedar eliminado con Mineiro por Copa Libertadores con una efectividad del 86 por ciento en la obtención de puntos con una serie de 8 triunfos seguidos. (Télam)