26 enero, 2022

Se recupera la actividad industrial en China tras dos meses en caída

La actividad en el sector industrial manufacturero en China volvió a crecer en noviembre luego de dos meses de contracción, de acuerdo con una encuesta difundida hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

El índice de gerentes de compras (PMI) se situó en 50,1 puntos en noviembre, frente a los 49,2 que marcó durante el mes anterior y los 49,6 de septiembre cuando comenzó la caída en la actividad, la primera desde que había iniciado la pandemia de coronavirus (una cifra menor a 50 indica una contracción).

Por su parte, el PMI de los sectores no-manufactureros, que mide los sectores de la construcción y los servicios, cayó ligeramente a 52,3 puntos.

El dato de la industria superó las expectativas de los analistas, que esperaban un nuevo mes de contracción.

Gracias a una mayor producción de carbón, se registró una mejora en la crisis energética que atravesó el país en los últimos meses que había provocado el racionamiento del suministro en algunas industrias

Esto junto con las menores presiones en los precios de los suministros explican la recuperación del sector en noviembre.

La inflación mayorista en las industrias había alcanzado un máximo en 26 años en octubre.

«Las ultimas medidas para reforzar el suministro de energía y estabilizar los precios tuvieron algún efecto», remarcó Zhao Quinghe, estadístico de la ONE.

Otro factor es el hecho de que noviembre es un mes donde suele haber un rebote en la actividad en China frente a octubre, debido a la presencia en este ultimo mes de una semana no laborable.

«El panorama en la industria manufacturera continua estable mientras el país continúa manteniendo su ventaja en la cadena de suministros global pese a las actuales disrupciones», opinó Liu Peiquian, economista especializado en China a la agencia Bloomberg.

No obstante, la demanda a la industria continua débil: las ordenes de exportaciones se situaron nuevamente en contracción por el séptimo mes consecutivo al marcar 48,5 puntos, y, de la misma forma, el consumo interno no exhibe una gran fortaleza con órdenes minoristas en rojo por cuarto mes consecutivo.

En ese sentido, más de un tercio de las empresas encuestadas en el índice consideraron que la «demanda insuficiente» es el mayor desafío que están atravesando.

La economía doméstica china sufrió desde mediados de este año diversas problemáticas incluyendo frecuentes rebrotes de coronavirus (que provocó subsecuentes políticas de confinamiento total) y una crisis en el mercado inmobiliario.

Distintos economistas ahora esperan que la economía china ralentice su expansión a menos del 5% durante el año próximo.

El gobierno chino respondió hasta el momento con políticas focalizadas para moderar el desplome del mercado de propiedades, con asistencia a las pequeñas empresas y a la llamada “tecnología verde”, sin realizar una inyección monetaria y fiscal de la misma envergadura que Europa o EEUU para evitar un mayor impacto inflacionario.