28 noviembre, 2020

Uruguay vuelve a recibir gas de la Argentina

El precio obtenido por ANCAP fue de u$s 2,79 el millón de BTU. Esta vez para aprovisionar el mercado durante los meses de verano y hasta abril. Por David Mottura

Uruguay volvió a comprar gas de la Argentina. La subasta estuvo organizada por el Mercado Electrónico de Gas (MEGSA) para Integración Energética Argentina (IEASA), la exEnarsa, con el fin de suministrarle recursos gasíferos a la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) en el período que va desde diciembre próximo hasta abril del 2021.

El precio obtenido por ANCAP fue de u$s 2,79 el millón de BTU en dos tandas de aprovisionamiento. La primera es un envío de 350 mil metros cúbicos diarios entre diciembre y marzo y la segunda de 370 mil metros cúbicos diarios de abril.

En septiembre también hubo subastas para abastecer al mercado uruguayo con gas argentino a través del Gasoducto Cruz del Sur, la opción de transporte gasífero que tiene la región rioplatense.

Cruzar “el charco” es una alternativa favorable para el shale gas de Vaca Muerta o el gas natural que atraviesa el gasoducto General San Martín desde los yacimientos offshore desde la isla de Tierra del Fuego, además de que esta subasta también tomó en cuenta a yacimientos de Chubut y Santa Cruz.

Siempre teniendo en cuenta que es para llevar excedentes, dado que es un mercado de casi cuatro millones de habitantes que tiene su matriz energética basada en renovables. Incluso ha habido exportaciones desde Uruguay hacia la Argentina de energía eléctrica de sus fuentes verdes.

De acuerdo al Master Plan que elaboró el gobierno nacional con las opciones de Uruguay y también de Brasil -de la que habló el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, con autoridades brasileñas- se desprende que el gobierno de Montevideo podría ser un importante mercado.

En el corto plazo, y con la condiciones dadas, la Argentina podría ofrecerle 300.000 metros cúbicos por día en firme y 1,5 millones de metros cúbicos diarios de manera interrumpible a Uruguay. Como ya informó en ediciones anteriores +e, a mediano y largo plazo -de cinco a diez años- se esperaba hacer envíos de 5 y 8 millones de metros cúbicos por día.

No obstante, Uruguay tiene una matriz energética bastante particular. Según la Presidencia, el 98% viene de fuentes renovables (incluidas las hidroeléctricas), por lo que los fósiles ocupan un rol bastante reducido. Esto provoca que las tarifas uruguayas de electricidad estén entre las más altas de América Latina, según datos de la Organización Latinoamericana de la Energía (OLADE).

En el sector residencial, los precios de la electricidad han sido variables en los últimos cinco años, siendo para abril de 2020 el precio de la electricidad residencial en Uruguay de 135,54 u$s/MWh. Para el sector industrial uruguayo el precio actualizado es de 138,29 u$s/MWh.

En comparativa, la Argentina utiliza más gas natural y eso tiene una correlación con el precio de las tarifas. En 2016, por caso, se registró el precio más bajo para el sector residencial con 69 u$s/MWh y en 2019 el más alto con 102,50 u$s/MWh.

Si bien Uruguay es un mercado interesante para la Argentina, todavía falta mucho camino. De entre los vecinos queda reestablecer una sólida relación con Chile y observar de cerca los resultados con Brasil con las posibilidades de enviar gas a la importante industria de Sao Pablo. (LMCipo)