sáb. Ago 24th, 2019

Vidal asume que quedará abajo en las PASO y apuesta al «voto útil» en octubre para ganar

Con un estrecho margen, creen que el corte llegará hasta intendentes del PJ

La diferencia de puntos entre la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el candidato para ocupar ese cargo por el Frente de TodosAxel Kicillof, en las PASO será crucial para que la mandataria alcance su segundo mandato en octubre próximo. Seguros de que el oficialismo quedará por debajo del peronismo en las primarias, desde el Poder Ejecutivo de la provincia apuestan al corte de boleta, pero también a que el presidente Mauricio Macri continúe escalando en las encuestas para achicar lo más posible ese diferencial. En caso de alcanzar ese objetivo, en las elecciones generales buscarán nutrirse del «voto útil» y del aporte de algún que otro intendente peronista, dispuesto a jugar a dos puntas.

«Vamos muy bien», repiten como un mantra en distintos despachos de la Casa Rosada. También en la sede partidaria de Balcarce al 400 se muestran optimistas por el panorama a nivel nacional, así como en el terreno bonaerense, desde donde sus principales referentes esgrimen mayores reparos sobre el resultado de los comicios, sin el peso de ser los encargados de enviar señales a los mercados y potenciales inversores en medio de una campaña electoral que aparece cada vez más polarizada.

Aún cuando algunas encuestas publicadas en los últimos días señalan que Vidal y Kicillof están en un empate técnico y otras incluso posicionan a la mandataria provincial por encima del ex ministro de Economía por varios puntos, dos fuentes de la Gobernación bonaerense señalaron a BAE Negocios que hay una ventaja de por lo menos 5 puntos a favor del candidato opositor. Según explican, la disparidad en los números está asociada a la metodología con la que se realizan unos sondeos y otros, muchos de los cuales no computan la figura de Macri al momento de preguntar por las preferencias en la categoría a gobernador, lo que termina por dejar a la postulante del oficialismo mejor posicionada.

En Nación y provincia celebran el repunte del Presidente y coinciden en que lo que queda por delante es «conseguir el apoyo de quien jamás lo votó». Sin embargo, el principal desafío en el distrito más importante del país a nivel electoral será lograr un elevado corte de boleta, similar al de 2015, para que Vidal tenga chances de ser reelecta en las elecciones generales. Parte de la estrategia que está en marcha radica en quitarle votos a Kicillof y para ello -según creen en la alianza Juntos por el Cambio– es necesario «pegarlo a La Cámpora». La propia gobernadora se encargó de aseverar días atrás que si ganaba su oponente, gobernaría esa agrupación juvenil, y en las últimas horas insistió con esa línea al plantear que «decirle a alguien que es marxista o que pertenece a La Cámpora no es un insulto».

Las cuentas que sacan en las oficinas porteñas que la mandataria provincial tiene en el segundo piso del Museo Nacional Ferroviario de lo que precisan para ganar en octubre están «totalmente atadas a las PASO«. «Una cosa es si quedamos 3 o 4 puntos abajo y otra si la diferencia es de 9 o 10 puntos», subrayaron desde el macrismo. En caso de que Kicillof se impusiera por un magro margen, creen que se podría revertir ese resultado a través del «voto útil», que provendría principalmente de quienes en las primarias optaron por el candidato a gobernador de Consenso Federal, Eduardo Bucca.

También apuestan a que en un escenario de esas características algunos intendentes peronistas jueguen a dos puntas para asegurarse ganar en sus distritos y repartan boletas de Vidal en algunas zonas y del postulante del Frente de Todos en otras, según el nivel socioeconómico del votante.

Mientras que en la tercera sección electoral, el peronismo corre con mayor ventaja, en el interior de la provincia de Buenos Aires se inclinan por la coalición gobernante. En lasPASO, como en octubre, la principal batalla se dará en la primera sección electoral, donde Vidal y Kicillof están parejos.

Fuente: BAE Negocios