lun. Oct 14th, 2019

Viedma: Triunfo de Pesatti y ratificación del proyecto político de JSRN /Por Omar Nelson Livigni

(APP) El actual vicegobernador Pedro Pesatti, se consagró como  nuevo intendente  de esta ciudad gobernada mayoritariamente desde 1983 por peronistas y radicales. Luego del triunfo provincial, JSRN se quedó con tres de las cuatro ciudades más importantes –la excepción fue General Roca- y con una mayoría significativa de municipios y comisiones de fomento, lo cual permite hablar de la consolidación  del proyecto político que conduce el gobernador Alberto Weretilneck.

El oficialismo provincial derrotó a partidos divididos y en algunos casos anarquizados.

Estos vientos favorables  estimulan las pretensiones de Weretilneck de irrumpir en el senado nacional en las elecciones de octubre e instaurar una trinchera  federalista con vínculos y poder de negociación con la Casa Rosada. Al mejor estilo del MPN vecino.

Los oficialistas más esperanzados imaginan que JSRN se apropiará de un segundo senador si el votante mejora  el manejo de la boleta corta.

El hecho que JSRN haya sumado ahora a Viedma entre las numerosas comunas del mismo signo partidario  provoca  desaliento en las trincheras ajenas.

 Los obligará a un replanteo  de  dirigencias y  “modus operandis”, para dejar de ser convidados de piedra en la competencia político-electoral, como ya aconteció en dos sucesivos comicios provinciales.

La inexorable  época de las vacas flacas serán el marco para los opositores lejos del calor oficial y perspectiva de poder, aquejados por el fracaso, la deserción de sus dirigentes hacia el oficialismo  de JSRN  en algunos casos, y en otros seguir sumidos en sus viejas  reyertas internas que nunca tienen fin.  En el caso del PJ y sus aliados, a contramano de la gran performance del Frente de Todos en las PASO que todo indica se repetirá en octubre para alzarse con el gobierno nacional.

La hora de Pedro Pesatti

El flamante intendente electo es un ex dirigente peronista de larga militancia pese a su relativa juventud, que como otros como otros  compañeros se sumó al proyecto de Alberto Weretilneck y se puede considerar cofundador de JSRN.

Antes  se había desempeñado como concejal y titular del Consejo Deliberante de Viedma e intentó ser  intendente pero fue derrotado por el radical Jorge Ferreira.

Fue legislador provincial y después vicegobernador, jerarquía desde donde resultó  un consecuente y solidario colaborador  de Weretilneck y defensor de su gestión.

No obstante ambos dirigentes tuvieron y tienen  diferencias, algunas de peso, que siempre quedaron contenidas en el marco de un aprecio recíproco y subordinadas al proyecto político donde ambos son partícipes.

Supo distinguirse de algunos viceradicales, notoriamente entretenidos con internas contra las figuras de sus gobernadores, prácticas que  con otras  contribuyeron a que la UCR fuera desalojada del poder después de 28 años y todavía no haya logrado recomponer sus líneas  y recuperar  su verticalidad.

Pesatti nunca ocultó su legítimo deseo de integrar la formula  como gobernador o vice de JSRN para el cuatrienio 2019-2023 e integró un grupo de precandidatos que se barajaron puertas adentro del ámbito oficial para forjar la  nueva nominación.

Empero no pudo superar democráticamente la concepción vertida por la mayoría de la conducción oficial y partidaria de JSRN convencida que la definición de las candidaturas de la fórmula gubernamental debería armonizar con los ejes  Bariloche-Zona Andina y General Roca- Alto Valle, las áreas más pobladas. 

En definitiva los puntos geográficos que  al final se correspondieron con las figuras de Arabela Carreras y Alejandro Palmieri, hoy mandatarios electos para gobernar los próximos cuatro años a partir del próximo   diciembre.

Los adversarios internos de Pesatti, seguramente por apreciar en su figura un competidor, se encargaron de distribuir el envenenado comentario que “el actual intendente había decidido competir por la  intendencia de Viedma, como si fuera un premio consuelo por no haber logrado otras oportunidades superiores en su carrera política”.

Cercanos a Pesatti, conocedores de los serpentarios que  se alojan  en los invisibles intersticios del poder, se limitan  a  exhumar  la figura  mitológica de  Procusto, y su famoso síndrome, con   que  definía  “a  aquellos que al verse superados por el talento de otros, decidían menoscabarlos o deshacerse de ellos”.

 En definitiva  identifica  “a los que no avanzan ni dejan que otros avancen”. Un defecto universal, que como dice un viejo amigo de quien firma éstas líneas, “ocurre en las mejores familias”.

Pesatti llega al municipio con el respaldo de  los votos de los vecinos, y es consciente que es la oportunidad para mostrarse como un verdadero hombre de estado ante el gobierno directo de la comunidad.

Esa es la jerarquía que requiere Viedma para su Lord Mayor.

Hay  que recordar que el ejido de la capital, su jurisdicción sobre el rio Negro y las islas, la desembocadura y el litoral marítimo hasta Bahía Creek, guardan más desafíos que cualquier provincia del norte o el noroeste argentino.

Además Pesatti tiene el apoyo  de Weretilneck que también considerará el triunfo de Viedma como propio y que se prolongará durante el mandato de Arabela Carrera, la próxima primera  mandataria.

Así desde el primer momento comenzara  a escribirse un nuevo capítulo en  la  compleja política municipal de Viedma donde JSRN se ha ganado un lugar bajo el sol para quedarse

 Se descuenta  que la cúpula de JSRN ya está pensando en seguir al frente del antiguo edificio ubicado frente a la Plaza San Martín por más de cuatro años.

¿Por qué no alimentar el proyecto concretado por la UCR  que gobernó la comuna  de Viedma en forma sucesiva con  los intendente Fernando Chironi, Jorge Ferreira  y José Luis Foulkes?, se preguntan los asesores de Weretilneck. (APP)