sáb. Dic 7th, 2019

Vivió infancia en la pobreza, se recibió de ingeniero nuclear en Bariloche y es un gran deportista

Alguien que de niño experimenta la situación de ser enviado a la escuela para así tener garantizada al menos una comida diaria quizás empieza la partida jugando desde una posición de desventaja. Esa situación es parte de la historia personal de Santos Gabriel Rueda, un joven de 28 años, quien nació en el paraje Candado Grande, en el Norte de Salta y hoy es ingeniero nuclear. Santos siempre apostó a la idea de superación y es ejemplo de toda una comunidad.

Santos Gabriel Rueda es el menor de seis hermanos. Ellos afrontaron una situación económica desfavorable en su familia y debieron trasladarse a la casa de una tía en la localidad de Aguas Blancas para poder concluir su formación educativa, que en su caso fue la secundaria. Para costear los gastos de sus estudios, algunas de sus hermanas desempeñaron tareas domésticas en casas particulares.

A persistir en el esfuerzo diario, los alentaba siempre la madre, Rafaela Condorí, quien los impulsó a seguir estudiando aunque escaseara el dinero. De hecho, en la familia Rueda hay docentes en Lengua y Literatura, en Biología, en Ciencias Económicas, en Educación Física, un médico y el ingeniero nuclear Santos Gabriel.

En 2009,  Rueda inició su formación en Ingeniería en petróleo en la Universidad de Neuquén. “Solamente me dedicaba a estudiar y a sobrevivir, y ahí se notaba la desventaja económica ya que en la Patagonia todo mucho es más caro”, comenta. Pero consiguió ser parcialmente becado, y llevó adelante sus estudios sin inconvenientes.

Para convertirse en ingeniero primero debió presentarse al examen de ingreso en el Instituto Balseiro, de Bariloche, en el 2011. Aprobó la entrevista y cursó la carrera, de la que egresó con sólo 23 años, en 2014. La disciplina jugó un papel importante en su desempeño académico. “Fueron tres años peleando con matemática, física, termodinámica, laboratorios, materiales, física de neutrones, radiaciones y finalmente un semestre haciendo pruebas y ensayos experimentales en nuestro querido reactor RA-6 de Bariloche, por el cual pasamos todos los nucleares del Balseiro”, rememora.

Su éxito personal, admite, estuvo también fomentado por un entorno favorable. “A lo largo de toda mi vida siempre estuve rodeado de gente muy fuerte de cabeza como de calidez humana. Tanto mi familia como los amigos hacen que uno intente copiar lo mejor de ellos, y tuve la suerte de tener buena gente cerca mío.  Esto quizás sumó para que haya tomado decisiones que hicieron que esté donde estoy hoy”.

Santos siempre apostó a la idea de superación, ya que la siguiente meta es la que importa. Para presentarse en unas competencias de matemática durante la adolescencia, trabajó cargando bolsas de harina para juntar el dinero que le permitiera acceder a clases particulares de esa materia.

“Desde el principio, mis padres vivieron en el campo. Mi papá siempre trabajó para alguna finca o chacra haciendo trabajos de peón, trabajando de sol a sol”, cuenta. “También criábamos animales y sembrábamos gran parte de lo que consumíamos. En la mayoría de estos lugares nos asignaban algún terreno para que pudiésemos sembrar nuestras propias cosas. Por este motivo mi padre no veía al estudio como algo necesario, sino como ´bueno los chicos van a la escuela, al menos ahí tendrán el almuerzo´. Mi madre fue la más visionaria, porque se ocupó de que todos sus hijos continuáramos nuestros estudios. A principio de los 2000,  se dieron cuenta que de solo les quedaban sus dos hijos menores, y decidieron mudarse a Aguas Blancas, que es donde terminé el secundario”.

El entorno socioeconómico precario no fue impedimento para que el ahora el ingeniero nuclear Rueda haya coronado con éxito su formación académica en el Instituto Balseiro de Bariloche.

 “Creo que la parte socioeconómica no es un impedimento ni para ser ingeniero nuclear ni para ser lo que se quiera ser. Tal vez juegue a favor crecer en una familia con un alto poder adquisitivo, pero no tener esa ´ayuda´ no creo que juegue en contra, ya que lo mejor siempre es saber aprovechar lo que uno tiene a su alcance”, expresa.

De ingeniero nuclear a corredor profesional

En simultáneo con su formación como ingeniero nuclear, Santos Gabriel se ha desarrollado como corredor y, de hecho, en 2016 se impuso en 4 Refugios non stop, una competencia por senderos de montaña.

Esas dos pasiones sincronizadas pesan fuerte en sus días.  “Hoy mi vida como científico es tan importante como mi vida de corredor. Al principio empecé a correr como un mero hobbie, pero ahora lo tomo como algo más serio, aunque todavía no lo hago de modo profesional, por el tiempo que insumiría y porque es muy difícil vivir del atletismo. Pero, sin dudas, cada vez estoy entrenando más fuerte para seguir creciendo en esto”, asegura.

Su pasión por el running surgió mientras cursaba ingeniería nuclear en Bariloche, porque sentía que estudiaba mucho pero no rendía con buenos resultados. Decidió ponerse a correr y, asegura, eso le permitió mejorar su performance en los exámenes, bajando el stress y pasando menos horas estudiando.

“A veces lo mejor es cambiar alguna variable para obtener mejores resultados. Esto funciona en distintos aspectos de la vida, lo difícil es encontrar ese parámetro a cambiar”, propone el ingeniero.

Ya sea en lo estrictamente intelectual, afrontando complejas ecuaciones algebraicas y desarrollos atómicos, así como en lo relacionado con el deporte, es claro que la carrera de Santos Gabriel Rueda recién está comenzando.

Esto publicó el diario La Gaceta, de Tucumán

Santos Gabriel Rueda es un atleta oriundo de Aguas Blancas. Hace poco logró formar parte del exclusivo grupo del Top Ten del Trail Running mundial, luego de terminar 9° en la prueba UTMB 2019 que largó en Chamonix, Francia.

La carrera es un desafío de 145 kilómetros que unen a Francia, Suiza e Italia en un recorrido que atraviesa los Alpes. Cabe destacar que este fue el mejor resultado conseguido por un argentino en esta tradicional competencia europea.

Santos Gabriel Rueda nació hace 28 años en el paraje de Candado Grande, ubicado casi en la frontera con Bolivia, a 40 kilómetros de Aguas Blancas. Allí dio sus primeros pasos, esos que lo llevarían a recibirse de ingeniero nuclear y convertirse en uno de los runners más reconocidos del país, integrante del seleccionado argentino de trail running.

Santos logró hace poco una marca de 19 horas 31 minutos 55 segundos en el Ultra Trail de Mont Blanc, la carrera de 145 kilómetros que presenta uno de los circuitos con mayores desniveles en el mundo, presentando 9.100 metros de desnivel positivo.

Según publicó la Diez Orán, Rueda llegó a la carrera con una preparación de alto nivel. El resultado fue el premio para mucho esfuerzo realizado durante varios días fuera de la República Argentina. Estuvo entrenando en los Alpes y participó en diferentes carreras realizadas en España, Francia y Suiza. El Ultra Trail de Mont Blanc es una Ultra Maratón de Montaña que se desarrolla todos los años en Los Alpes atravesando Francia, Italia y Suiza. Habitualmente, compiten deportistas de muy alto nivel y de todo el planeta.

Esto publicó el Gobierno de Salta

Santos Gabriel Rueda tiene 28 años, es ingeniero nuclear y también el mejor corredor argentino de trail running. Está entre los mejores 5 del ránking americano y entre los mejores 30 del mundo.

“Salta tiene unos lugares impresionantes para realizar carreras de trail, y es una de las provincias que más carreras de nivel está organizando por lo que su potencial es importante”, expresó Santos Gabriel Rueda y resaltó que las condiciones de los atletas salteños va de la mano con el crecimiento de la actividad.

El corredor estuvo reunido con el Secretario de Deportes, Sergio Plaza, a quien dio detalles de su clasificación al mundial de trail running que se desarrollará en Portugal en junio próximo. “Estoy seleccionado como número 1 y esta vez creo que llego al Mundial en óptimas condiciones por lo que será una buena medida ver el nivel mundial de nuestro deporte”, indicó.

Para esta fecha mundialista Rueda pidió una licencia de su trabajo como investigador del Centro Atómico Bariloche. “Voy a pasar unos tres meses en Europa entrenando y buscando mejorar mis marcas. Luego cuando regrese al país prometo participar en una de las carreras salteñas, ya que nací en Salta pero nunca corrí en Salta”, dijo Rueda.

Hay que resaltar que Santos Gabriel Rueda fue el mejor argentino en dos Mundiales de Ultra Trail, brilló en Trasvulcania (España), deslumbró en los 101 kilómetros de Mont Blanc (llegó entre los 30 mejores del mundo) y ganó 4 veces la tradicional carrera de los 4 Refugios.

Fuente: masrionegro.com